HBOOK007-pequeños800

Este es el mensaje que Jesucristo nos enseñó y que les anunciamos a ustedes: que Dios es luz y que en él no hay ninguna oscuridad. 1 Juan 1:5.

El pecado es como la oscuridad. Pero imagínate a Dios como una enorme lámpara. ¿Has visto lo que sucede en una habitación oscura cuando alguien enciende la luz? Toda la oscuridad desaparece. La luz y la oscuridad no pueden ocupar el mismo espacio al mismo tiempo. ¿Quién va a predominar? Depende de ti. Si tú apagas la luz, vence la oscuridad. Si tú enciendes la lámpara, la victoria es de la luz.

La presencia de Dios y el pecado tampoco conviven en el mismo lugar. Y eres tú quien decide si vas a querer la luz de Dios o la oscuridad del pecado a tu alrededor.

Piensa bien: ¿hay alguna acción de tu vida que te está llevando a la oscuridad? Sí la respuesta es afirmativa, busca la luz de Dios.

Hablemos con Dios

Mi querido Dios, que tu luz brille en mi vida, alejando toda la oscuridad del pecado. ¡Amén!.

MEDITACIONES MATINALES PARA NIÑOS PEQUEÑOS

HABLEMOS CON DIOS

Por: Sueli Ferreira de Oliveira – Marta Irokawa

__________________________________________________

Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com

Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org

Devoción Matutina en video:

Youtubewww.youtube.com/jespadillchannel

Devoción Matutina en audio:

Soundcloud: www.soundcloud.com/jespadill-channel

__________________________________________________

(243)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*