Jueves 6 de agosto 2015 | Devoción Matutina para Adultos 2015 | Cristo o Barrabás

 

“Reunidos, pues, ellos, les preguntó Pilato: ‘¿A quién queréis que os suelte: a Barrabás o a Jesús, llamado el Cristo?’ ” (Mateo 27:17).

 

De todos los contrastes de las escenas de la Pasión, el más sorprendente y significativo es, sin duda, el relato de Cristo y Barrabás. ¿Quién era Barrabás?

Reuniendo todos los datos bíblicos, sabemos que era un preso famoso que, según algunos códices, se llamaba Jesús Barrabás. Era un bandido y un homicida. Elena G. de White añade: “Este hombre había aseverado ser el Mesías.

Pretendía tener autoridad para establecer un orden de cosas diferente para arreglar el mundo. […] Bajo el manto del entusiasmo religioso, se ocultaba un bribón empedernido y desesperado, que solo procuraba cometer actos de rebelión y crueldad” (El Deseado de todas las gentes, p. 681).

Pilato quería usar el enorme contraste moral y humano existente entre Cristo y Barrabás para despertar en el pueblo el sentido de justicia y suscitar su simpatía por Jesús: “¿A quién queréis que os suelte: a Barrabás o a Jesús, llamado el Cristo?” La respuesta parecía obvia, pero Pilato se equivocó: “Pero los principales sacerdotes y los ancianos persuadieron a la multitud que pidiera a Barrabás y que se diera muerte a Jesús” (Mat. 27:20) y la respuesta del pueblo fue elegir a Barrabás. Cuando Pilato quiso interceder nuevamente por Jesús, ellos volvieron a dar voces gritando: “¡Sea crucificado!”

¿Cuál fue el proceso psicológico de esta absurda, inicua, injusta, infame y cruel respuesta? Es a través de la conciencia, iluminada y esclarecida por el Espíritu Santo, que Dios nos revela su voluntad y nos convence, pero los líderes religiosos de Jerusalén habían quebrantado sus conciencias mediante tres acciones lamentables: en primer lugar, condenaron a Jesús a muerte antes de juzgarlo; en segundo lugar, usaron todo tipo de intrigas para llevar a cabo sus planes, sin importarles la fabricación de pruebas y testigos falsos; en tercer lugar, manipularon al pueblo para que pidiera la libertad de Barrabás y la muerte de Jesús, incluso insinuaron a Pilato veladas amenazas de denunciarle ante el César si lo soltaba.

Cuando se anula la conciencia, las pasiones se desatan, y se pueden cometer los actos más horrendos y elegir las opciones más absurdas. Por ello, cuando necesitamos escoger entre Cristo y “Barrabás”, estemos plenamente seguros de que tenemos una conciencia limpia y esclarecida.

Hoy es tu oportunidad de elegir a Jesús. Hazlo y decide vivir tu vida para honrar su nombre.

 

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2015

Pero hay un DIOS en los cielos…

Por: Carlos Puyol Buil

Lecturas devocionales para Adultos 2015

http://devocionmatutina.com

Facebook:

https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

(236)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*