Hay quienes hieren con sus palabras, pero hablan los sabios y dan el alivio. Proverbios 12:18.
Existe un dicho que dice:”más charlatán que un loro”. Los loros, cuando aprenden una palabra nueva, no hay quien pueda impedirles que la repitan muchas y muchas veces durante el día. Paseando por el nordeste del Brasil, conocí un papagayo que había aprendido una nueva palabra:”bobo”. Bastaba que alguien pasara cerquita, para que él comenzara a decir, muy atrevido: “¡Bobo! ¡Bobo!” De todas maneras, nadie se enojaba, porque ningún papagayo es consciente de lo que dice.
La diferencia entre el papagayo y tú es que tú sabes muy bien lo que dices. No puedes salir por ahí hablando lo que no debes. Como un representante de Jesús, tus palabras deben ser agradables para producir felicidad en vez de tristeza. Cuida tus palabras hoy y, principalmente, no te comportes como un papagayo, que no sabe lo que dice.

Hablemos con Dios
Santo Dios, yo te pido que me ayudes a hablar solamente palabras de bondad, que mejoren el diario vivir de las otras personas. ¡Amén!

(312)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*