Jueves 8 de mayo – Devoción Matutina para Menores 2014 — Más que arcilla

«Nos ha dado sus promesas, que son muy grandes y de mucho valor, para que por ellas lleguen ustedes a tener parte en la naturaleza de Dios» (2 Pedro 1:4).

Pasaron varios meses. La apretada agenda de Gary le había hecho olvidar las vacaciones en la Florida hasta el día en que conoció a Bert. El pasatiempo preferido de Bert era leer historias de barcos piratas y tesoros escondidos.
Bert fascinó a Gary con sus relatos sobre los piratas de la Florida y de las islas del Caribe. Como había visitado aquella zona, Gary podía imaginar con facilidad a los marineros con patas de palo y a los capitanes con parches en el ojo enterrando cofres con oro y esmeraldas en la blanda y blanca arena de las playas del sur de la Florida.
Una tarde, mientras trabajaban, Bert le contó a Gary la historia de cómo los piratas escondían las piedras preciosas para que sus enemigos no las encontraran.
Le contó que moldeaban arcilla mojada y cubrían con ella las gemas, y después escondían aquellas bolas de arcilla en agujeros en las elevaciones de arena.
«¡No! —pensó Gary—. ¡No es posible!» Invadido por la curiosidad, Gary salió antes del trabajo. Corrió a casa, entró rápidamente en su habitación y sacó su caja de recuerdos del armario. Revolvió las conchas buscando el pequeño guijarro. Finalmente, encontró la bolita. Cogió una navaja y empezó a rascarla. Al principio no había más que arcilla pero, de repente, la bolita se rompió, y de ella salió rodando un pequeño diamante de color azulado. Gary examinó detenidamente aquella brillante gema bajo la luz de la lámpara.
El corazón le dio un vuelco y su estómago empezó a revolverse cuando, por un momento, recordó las otras veintitrés bolitas de arcilla que había perdido para siempre.
Dios nos hace, a ti y a mí, cientos de preciosas promesas en su Palabra.
Algunas de estas gemas, a primera vista, están envueltas en arcilla; no podemos apreciar su valor. Otras llaman nuestra atención en el momento en que las leemos. A menudo, al igual que Gary, desechamos las piedras preciosas cubiertas de barro antes de detenernos a descubrir su verdadero valor.
Tómate tu tiempo para descubrir las promesas que Dios te hace. Te sorprenderás de cuántos tesoros puedes encontrar.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2014
EN LA CIMA
Por: Kay D. Rizzo
__________________________________________________
Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com
Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org
Devoción Matutina en video:
Youtube: www.youtube.com/jespadillchannel
Estudie Escuela Sabática: www.EscuelaSabatica.es
__________________________________________________

(265)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*