Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. 1 Juan 5:14

Cuando vinimos a los Estados Unidos, nuestros hijos, Elias y Byron Jr., eran pequeños. Nos ubicamos enPalmBay, Florida, una zona tranquila, donde podrían asistir a escuelas cristianas.
Mi esposo es pastor, y nos propusimos trabajar en la obra del Señor. Mientras esperábamos un llamamiento del Señor para trabajar a tiempo completo, yo oraba cada día para que nos concediera la dicha de servir en un lugar donde hubiera una escuela adventista.
Habían pasado seis meses de nuestra llegada a los Estados Unidos, y cada semana esperábamos que nos llamaran de alguna asociación al servicio activo. Un día, mi esposo, que ayudaba en una de las iglesias de Florida, me llamó por teléfono cuando iba a dar un estudio bíblico:
-¿Hay noticias de la Asociación?
-¡No! -le contesté. Y caí de rodillas, llorando. Le recordé al Señor el pacto que habíamos hecho: si me daba el privilegio de ser madre, dedicaría mis hijos a su servicio. Solo le pedía que hubiera una escuela adventista cerca de la iglesia donde serviríamos. Terminaba mi oración cuando recibí otra llamada. Era un pastor amigo, que me dijo: “¡Ximena, tengo buenas noticias! ¡Byron ha sido llamado para trabajar en mi distrito!”. ¡Dios había respondido el clamor de mi corazón! La iglesia a la que nos llamaron ¡tenía una hermosa escuela! Gozosamente llamé a mi esposo. Y alabamos al Señor.
Gracias a Dios, mis hijos se educaron en instituciones adventistas. Han enfrentado tentaciones y desafíos, pero se mantienen fieles. Saben que este mundo no es su hogar, pues Dios tiene algo mejor para ellos.
Querida hermana, si has tenido la bendición de ser madre, ayuda a tus hijos a vivir en el amor de Dios. Ruégale que te dé la posibilidad de enviar a tu hijo a una escuela adventista. Pero si donde vives no hay ninguna escuela cristiana, edúcalos tú en los caminos del Señor. No estás sola; fiel es el que prometió: “Nunca te dejaré”. Ten la seguridad de que el premio por tu fidelidad no solo será ver a tus hijos alcanzar metas en esta vida, sino gozarte con ellos en el reino de los cielos.— Ximena Rivera.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2015
Jardines DEL ALMA
Recopilado por: DIANE DE AGUIRRE
Lecturas Devocionales para Damas 2015
http://devocionmatutina.com
Facebook:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

(231)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*