Jueves 9 de enero – Devoción Matutina para Adultos 2014 – El gozo del descubrimiento

Y fui al ángel, diciéndole que me diese el librito. Y él me dijo: Toma, y cómelo; y […] en tu boca será dulce como la miel. Apocalipsis 10:9.

Apocalipsis 10 es un interludio fascinante en el flujo de las siete trompetas. A partir de un examen de Apocalipsis 9:13 a 11:15 al 18, queda claro que Apocalipsis 10 se da entre la sexta y la séptima trompetas. Además, es obvio que el toque de la séptima trompeta tiene que ver con los acontecimientos de la segunda venida, cuando “los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo”, y luego “él reinará por los siglos de los siglos” (Apoc. 11:15).
El punto focal del capítulo 10 es un “librito” (vers. 2,8-10), que el tiempo verbal (vers. 2) indica que se abrirá (en el contexto del capítulo) en el tiempo del fin. Ahora bien, el Antiguo Testamento nos habla de un solo libro que será sellado hasta el tiempo del fin: “Pero tú, Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin. Muchos correrán de aquí para allá, y la ciencia [el conocimiento del libro de Daniel] se aumentará”.
Curiosamente, el libro de Daniel solo contiene dos partes de las cuales se afirma explícitamente que permanecerán selladas hasta el tiempo del fin. Una tiene que ver con la profecía de tiempo de los 1.260 años del capítulo 12 (ver vers. 7-9). La otra es Daniel 8:26, donde leemos: “Esta visión de los días con sus noches, que se te ha dado a conocer, es verdadera. Pero no la hagas pública, pues para eso falta mucho tiempo” (NVI). Joyce Baldwin, en su comentario sobre Daniel 12:4, señala con mucho acierto que “la razón de que Daniel debiera sellar sus dos últimas visiones era que todavía no tenían relevancia (8:26; 12:9); al menos, no en todos sus detalles”. Como indica León Wood, en su comentario sobre Daniel: “Puesto que la única mención” en el capítulo 8 “de una tarde y una mañana está en el versículo 14, debe ser que se refiere [en el vers. 26] a las 2.300 tardes y mañanas”.
También, es interesante que Gabriel explícitamente haya dicho a Daniel dos veces que su visión de Daniel 8 se extendería hasta el “tiempo del fin” (vers. 17,19). En la explicación del ángel, tres de los cuatro símbolos de Daniel 8 tienen su cumplimiento en la historia (vers. 20-25); y solo queda uno (los 2.300 días) para su cumplimiento en el tiempo del fin (vers. 26).
Miller percibió estas cosas. De modo que pudo indicar, en un cronograma en la revista Signs of the Times [Señales de los tiempos] de mayo de 1841, que Apocalipsis 10 se había cumplido y que el librito se había abierto. Y por cierto que la apertura fue dulce. “No necesito hablar del gozo que llenó mi corazón en vista de la deliciosa perspectiva” de la pronta venida de Jesús.
En verdad, el mensaje del librito sellado había sido dulce. Pero Miller, al igual que la mayoría de nosotros, atesoró aquellas partes de la profecía que pensaba que entendía… y se salteó el resto. Como resultado, de algún modo se perdió la conclusión de que la apertura de las profecías del librito finalmente traería amargura y chasco (Apoc. 10:8-10).
Señor, ayúdanos a aprender a leer con los ojos bien abiertos.

MEDITACIONES MATINALES PARA ADULTOS 2014
A MENOS QUE OLVIDEMOS
Por: George R. Knight
__________________________________________________
Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com
Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org
Devoción Matutina en video:
Youtube: www.youtube.com/jespadillchannel
__________________________________________________

(667)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

1 Comment