Jueves 9 de octubre | Devoción Matutina para Mujeres 2014 | Raíces fuertes (parte 1)

“Ahora bien, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito Romanos 8:28, NVI

Mis dos abuelas fueron mujeres de temple y coraje.
Vivieron a comienzos del siglo XX, cuando las elecciones de las mujeres eran muy limitadas, no había antibióticos y se percibía miedo permanente a las guerras y genocidios.
María, mi abuela paterna, huérfana de guerra y analfabeta, pasó mil tribulaciones hasta que llegó de su Sicilia natal a la soñada América, pero aquí no la esperaba una vida fácil.
Mucho trabajo, un idioma diferente, carencias y el cruel desarraigo la acompañaron los primeros años. Su primogénita murió a las pocas semanas de nacida, y tuvo que criar con mucho esfuerzo a los diez hijos restantes.
Pasó por situaciones difíciles cuando faltaron alimentos durante la Primera Guerra Mundial. Y cuando tuvo que esconder a uno de sus hijos, infectado con la temible viruela, p ara que las autoridades sanitarias no lo confinaran a un galpón de aislados, donde no habría tenido ocasión de sobrevivir.
Con fiereza y valentía, supo defender a sus hijos, resolver conflictos, inventar soluciones a problemas nuevos e infundir a su familia su espíritu de lucha y trabajo.
Mi abuela materna, Julia, educó a hijos propios y ajenos en los valores del cristianismo. Como docente de la alta montaña, afrontó muchas situaciones críticas de sus alumnos y las familias a las que pertenecían. Por imperio de las circunstancias actuó como puericultora, consejera familiar, nutricionista, anfitriona de autoridades y hasta cirujana de emergencia, sin otra retribución que la satisfacción del deber cumplido. A pesar de los problemas, se las arregló para hacer estudiar a sus hijos en los mejores colegios y darles un fuerte ejemplo de valor e integridad.
¿Dónde estuvo el secreto de la fortaleza de estas mujeres? Sin duda en el fortalecimiento de las raíces. Tardaron en dar hojas porque primero sus raíces se aferraron fuertemente al suelo sólido y fértil. Así sucede con nosotros: mientras mejor nos arraiguemos en Cristo, más alto y fuerte será nuestro árbol y soportará mejor la tormenta.

María Susana Mistretta de Golubizky, Argentina

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2014
DE MUJER A MUJER
Recopilado por: Pilar Calle de Henger
===============================================
DEVOCIÓN MATUTINA ADVENTISTA
VISITENOS EN:
www.DevocionMatutina.com
DALE “ME GUSTA” Y “COMPARTIR” EN FACEBOOK:
www.facebook.com/DevocionMatutina.1
GRUPO DEVOCIÓN MATUTINA EN FACEBOOK:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD
EN YOUTUBE: www.youtube.com/jespadillchannel
Sitios sugeridos:
Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org
Escuela Sabática: www.EscuelaSabatica.es
Remanente Adventista: www.RemanenteAdventista.com
Mensaje Pro Salud: www.mensajeprosalud.com
===============================================

(376)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*