misionero mundial adventistaVahid, de diez años de edad, alzó su mi rada y vio a su hermana caminando hacia él. Admiró su elegante uniforme: pollera verde, blusa blanca y pañuelo amarillo. Se puso de pie y corrió hacia ella.
-¿Cuándo podré unirme a los Conquistadores y vestir un uniforme como el tuyo? -le dijo.
-Tienes ya edad suficiente para ser un Conquistador -le dijo ella sonriendo-. Ven conmigo el próximo sábado.
La familia de Vahid no asistía a la iglesia, pero su tía llevó a su hermana a la Escuela Sabática. Inesperadamente, Vahid sintió que ya había crecido y quiso ir con ella. El siguiente sábado, la tía lo llevó a la clase de niños, donde con entusiasmo aprendió cantos, escuchó historias bíblicas y memorizó su texto bíblico. Luego del culto, salió corriendo para comer en casa y prepararse para la reunión de los Conquistadores.
En poco tiempo, se ganó el derecho de usar el pañuelo amarillo de los Conquistadores.

DESCARGA PDF MISIONERO ADULTOS

(552)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*