Folleto adultos Escuela Sabática Segundo Trimestre 2014 - Cristo y su LeyLección 1: Para el 5 de abril de 2014
LAS LEYES EN LOS DÍAS DE CRISTO

Sábado 29 de marzo
LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Lucas 2:1-5; Hebreos 10:28; Deuteronomio 17:2-6; Levítico 1:1-9; Lucas 14:1-6; Santiago 2:8-12.
PARA MEMORIZAR:
“Porque cuando los gentiles que no tienen ley, hacen por naturaleza lo que es de la ley, éstos, aunque no tengan ley, son ley para sí mismos” (Rom. 2:14).
EN LA MAYORÍA DE LAS SOCIEDADES, existen diversas leyes al mismo tiempo. Puede haber leyes generales que se aplican a todos y simultáneamente, leyes locales que se aplican a una comunidad pero no a otras.
En los tiempos del Nuevo Testamento, cuando una persona usaba la palabra corriente para “ley” (nómos, en griego; lex, en latín; y torah, en hebreo), podía esta refiriéndose a cualquiera de numerosas leyes. A menudo, lo único que indicaba de cuál ley se hablaba era el contexto de la conversación. De este modo, en el estudio de este trimestre, siempre tenemos que recordar el contexto inmediato para comprender mejor de qué ley se trata.
La lección de esta semana investiga las diversas leyes que actuaban en la comunidad en los tiempos de Cristo y de la iglesia primitiva. Estudiaremos estas diversas leyes, pero solo como el contexto que nos ayudará a poner un fundamento para el estudio de la Ley que será el foco principal de este trimestre: la Ley moral de Dios, los Diez Mandamientos.

Amigos de Esperanza, 12 de abril
Está llegando el Día del Amigo Especial. ¡No dejes de participar!

Domingo 30 de marzo
LA LEY ROMANA
Lee Lucas 2:1 al 5. ¿Qué lecciones podemos aprender de la forma en la que esos dos seguidores fieles del Señor actuaron en su ambiente político?
Desde el tiempo de los comienzos de la República, los romanos reconocieron la importancia de las leyes escritas para el gobierno de la sociedad. De hecho, el sistema de la ley constitucional establecida por los romanos sigue siendo el fundamento del sistema legal que se encuentra en muchas sociedades democráticas actuales.
En su mayor parte, Roma permitía que los reinos vasallos mantuvieran sus propias costumbres, pero todos los súbditos debían obedecer las leyes imperiales y senatoriales; esto incluía a José y a María.
La ley romana se preocupaba por el orden en la sociedad. Como tal, no solo atendía asuntos de Estado, sino también legislaba la conducta en el área doméstica. Además de estipular los procedimientos para elegir a las personas para los cargos públicos, la ley romana trataba con cosas tales como el adulterio y las relaciones de los amos con los esclavos. Muchos de los códigos sociales eran similares a los que se encuentran en el Antiguo Testamento y en otras sociedades.
Todos los intentos de entender la cultura en la que se escribieron los libros del Nuevo Testamento toman en cuenta el hecho de que el Imperio Romano forma el telón de fondo del mundo en el cual vivían Jesús y la iglesia primitiva.
Muchas cosas que ocurrieron en el Nuevo Testamento, desde la muerte de Jesús hasta el encarcelamiento de Pablo, tienen más lógica cuando entendemos todo lo que podamos acerca del ambiente de ese tiempo. Por supuesto, uno no necesita ser erudito en historia romana a fin de comprender lo que necesitamos para la salvación. Sin embargo, cuando es posible obtenerlo, el conocimiento histórico realmente puede ser útil.
A pesar de las sorprendentes providencias del embarazo de María y la mano obvia del Señor en ello, estas dos personas obedecieron una ley del Imperio, que exigía que dejaran sus hogares, aun cuando María estaba muy adelantada en su embarazo. ¿No habría sido mejor haberse quedado sencillamente en su casa, considerando las circunstancias inusuales? ¿Qué nos pueden decir sus acciones sobre el modo en que deberíamos relacionarnos con las leyes civiles? (Piensa en si hubiera sido fácil para ellos haber justificado su desobediencia.)
Ora hoy por ese amigo que deseas ver en la iglesia el 12 de abril.

Lunes 31 de marzo
LAS LEYES CIVILES DE MOISÉS
Aunque los judíos estaban bajo el dominio de Roma en el tiempo de Jesús, se les dio autoridad sobre los asuntos que eran exclusivos de sus costumbres y religión (ver Hech. 18:15). El cuerpo legislativo responsable de administrar la ley judía se llamaba “Sanedrín”. Algunas veces llamado “el concilio” (Juan 11:47; Hech. 5:27), el Sanedrín constaba de 71 hombres elegidos de entre los sacerdotes, ancianos y rabíes, y era presidido por el sumo sacerdote. Servía como una especie de Corte Suprema que trataba con las costumbres, las tradiciones y las leyes judías.
La ley judía de la sociedad se fundaba en los códigos civiles revelados en los cinco libros de Moisés. Siendo que Moisés escribió los primeros cinco libros bíblicos, se mencionaban estas normas como “las leyes de Moisés”. Cuando Dios originalmente dio las leyes a Moisés, lo hizo previendo un Estado en el que él, Dios mismo, sería la cabeza, y la gente cumpliría sus mandatos legales. En el tiempo de Jesús, los judíos estaban sujetos a la ley romana. Sin embargo, el Gobierno romano les permitía usar la ley mosaica para resolver los problemas relacionados con sus costumbres. En esto, el trabajo del Sanedrín era especialmente importante.
El Nuevo Testamento proporciona varios ejemplos de aplicación de la ley mosaica, o de alusiones a ella, en asuntos civiles: se esperaba que los hombres pagaran el medio siclo del impuesto del Templo (Mat. 17:24-27; Éxo. 30:13); los divorcios seguían siendo gobernados por las estipulaciones establecidas por Moisés (Mat. 19:7; Deut. 24:1-4); la gente todavía se adhería a la ley del levirato, según la cual una viuda debía casarse con el hermano de su esposo (Mat. 22:24; Deut. 25:5); se circuncidaba a los varones al octavo día de su nacimiento (Juan 7:23; Lev. 12:3); y los adúlteros debían ser castigados con el apedreamiento (Juan 8:5; Deut. 22:23, 24).
Lee Mateo 26:59 al 61; Hebreos 10:28; y Deuteronomio 17:2 al 6. ¿Qué principio importante se ve aquí? ¿Qué nos dice acerca de los conceptos bíblicos de justicia y equidad?
Lee algunas de las leyes civiles en los primeros libros de la Biblia. Algunas de estas nos parecen extrañas. (Ver, por ejemplo, Deut. 21.) Considerando quién era el Autor de estas leyes, ¿qué deberían decirnos acerca de cómo debemos aprender a confiar en Dios en todas las cosas, especialmente en aquellas que no entendemos completamente?
¡Recuerda que la amistad cristiana es para salvar! ¡Sé un amigo de esperanza!

Martes 1° de abril
LAS LEYES CEREMONIALES DE MOISÉS
Lee Levítico 1:1 al 9; 2:14 al 16; y 5:11 al 13. ¿A qué se refieren estas leyes?
¿Cuál era su propósito? ¿Qué verdades importantes debían enseñar?
En el antiguo Israel, además de las leyes civiles, también existían lo que a menudo se conoce como “ley ceremonial”. Esta ley se centraba en el Santuario y sus servicios, todos los cuales, por supuesto, estaban diseñados para enseñar a los hijos de Israel el plan de salvación, y señalarles al Mesías venidero. En los textos para hoy, dos veces se menciona que, por medio de estos servicios, se hacía “expiación”. A su manera, estas leyes eran lo que se consideraba “miniprofecías” de Cristo y de su obra de expiación por los pecados de su pueblo.
“La ley ceremonial fue dada por Cristo. Aun después de ser abolida, Pablo la presentó a los judíos en su verdadero marco y valor, mostrando el lugar que ocupaba en el plan de la redención, así como su relación con la obra de Cristo; y el gran apóstol declara que esta ley es gloriosa, digna de su divino Originador.
El solemne servicio del Santuario representaba las grandes verdades que habían de ser reveladas a través de las siguientes generaciones. […] Así, a través de siglos y siglos de tinieblas y apostasía, la fe se mantuvo viva en los corazones humanos hasta que llegó el tiempo del advenimiento del Mesías prometido” (PP 383).
Aunque instituido por Jesús, el sistema ceremonial tenía la intención de actuar solamente como un tipo, un símbolo de una realidad futura: la venida de Jesús, su muerte y su ministerio sumosacerdotal. Una vez completada la obra de Cristo en la Tierra, este sistema -junto con sus sacrificios, ritos y fiestas- ya no sería necesario (ver Heb. 9:9-12). Aunque hoy ya no guardamos la ley ceremonial, al estudiarla podemos obtener vislumbres del plan de salvación.
En el centro del servicio del Santuario estaba el sacrificio de animales, que señalaba hacia la muerte de Jesús. Piensa en lo que significa que nuestra salvación sea solo por medio de la muerte de Cristo en favor de nosotros. ¿Qué debe decirnos esto acerca de cuán costoso es el pecado?
Piensa en un libro o un DVD que puedes entregarle a tu amigo el 12 de abril después del culto.

Miércoles 2 de abril
LAS LEYES RABÍNICAS
Además de las leyes de Moisés, los judíos en el tiempo de Jesús también estaban familiarizados con las leyes de los rabíes. Los rabíes eran el brazo erudito de los fariseos y eran responsables de asegurar que las leyes de Moisés siguieran siendo relevantes para la gente. Los rabíes contaban 613 leyes en los cinco libros de Moisés (incluyendo 39 con respecto al sábado) y las usaban como base para su legislación. Suplementaban esas leyes escritas con una ley oral que consistía en las interpretaciones de los rabíes principales.
La ley oral se conoce en hebreo como halakáh, que significa “caminar”. Los rabíes sentían que, si la gente se adhería a sus numerosas halakóth (el plural de halakáh), andarían en el camino de las 613 leyes principales. Aunque se originaron como leyes orales, las halakóth rabínicas fueron recopiladas y registradas en forma de libro. Algunas de las interpretaciones de los días de Jesús sobreviven en comentarios conocidos como Midrash, mientras otras están en una colección legal llamada Mishnáh. Muchos judíos religiosos, a través de los siglos y aún hoy, procuran adherirse estrictamente a estas leyes.
Lee Lucas 14:1 al 6, y Juan 9. Aunque Jesús fue acusado de violar el sábado con sus curaciones milagrosas, ¿dónde encuentras, en el Antiguo Testamento, que sanar en sábado sea un pecado? ¿Cómo te ayuda esta respuesta a entender algunos de los problemas con los que Jesús tuvo que tratar? Más importante aún: ¿qué lecciones podemos aprender de estos incidentes que nos ayuden a cerciorarnos de que no estamos cometiendo los mismos errores en nuestros intentos de procurar “andar en el camino” fielmente?
Si bien es fácil, desde nuestra perspectiva actual, ridiculizar muchas de estas leyes orales, especialmente cuando se usaron contra Jesús, la falla existe más en las actitudes de los líderes que en las leyes mismas. Aunque a menudo se observaban en forma muy legalista, las halakóth tenían la intención de ser muy espirituales, infundiendo un elemento espiritual en las acciones más seculares, dándoles un significado más religioso.
I¿De qué manera podemos aprender a darles importancia religiosa aun a las tareas más seculares?
Hoy ora por las necesidades espirituales y materiales de tu amigo. ¡Intercede por él!

Jueves 3 de abril
LA LEY MORAL
Aun cuando la ley romana, la ley mosaica y las leyes rabínicas impactaron la vida de los judíos del primer siglo en Israel, muchas personas que seguían la religión de Israel vivían fuera de Palestina y más allá de las fronteras del Imperio Romano. Así, muchas de esas leyes podrían no haber tenido demasiada importancia en su vida.
Sin embargo, al mismo tiempo, cualquiera que profesara ser un seguidor del Dios de Israel se habría adherido a los Diez Mandamientos.
“Los Diez Mandamientos proporcionaban a Israel el marco moral para preservarlo. La metáfora que usa la Biblia para expresar esta relación es el pacto. Aunque la metáfora proviene de la esfera de las leyes internacionales, es equivocado comprender los Mandamientos como meramente un resumen de las obligaciones de Israel hacia Dios. [… ] La obediencia de Israel a estos mandamientos no era tanto un asunto de sumisión a la voluntad divina sino una respuesta a su amor”.-Leslie J. Hoppe, “Ten Commandments”, Eerdmans Dictionary of the Bible, p. 1.285.
Los Diez Mandamientos sobrepasaron cualquier sistema legal conocido por los judíos del primer siglo. Aun los fariseos, que habían memorizado meticulosamente las 613 leyes mosaicas, reconocieron la importancia de los Diez Mandamientos.
La división de la Mishnáh llamada Tamid (5:1) contiene un mandato rabínico de recitar diariamente los Diez Mandamientos. Se creía que todas las otras leyes estaban contenidas en ellos. De hecho, el filósofo judío Filón, que fue contemporáneo de Jesús, escribió un libro entero sobre el lugar central que los Diez Mandamientos tenían entre todas las leyes bíblicas.
Lee Mateo 19:16 al 19; Romanos 13:8 al 10; y Santiago 2:8 al 12. ¿Qué indican estos versículos acerca del lugar que tienen los Diez Mandamientos en la vida de quienes son seguidores de Cristo?
Como sus hermanos judíos, los escritores inspirados del Nuevo Testamento reconocieron el propósito de los Diez Mandamientos para el pueblo de Dios. Aunque algunas de las lecciones de este trimestre analizarán las formas en las que Cristo interactuó con otros sistemas de leyes en sus días, el énfasis principal está puesto en la relación de Jesús con los Diez Mandamientos, que también son conocidos como “la Ley Moral”.
¿Has tenido en cuenta el almuerzo especial del 12 de abril? ¿Qué tal pensar en eso hoy?

Viernes 4 de abril
PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: Lee también “Los juramentos”, Joyas de los testimonios, t. 1, pp. 73-75; o Testimonios para la iglesia, t. 1, pp. 185-187.
“Si Adán no hubiera transgredido la Ley de Dios, la ley ceremonial nunca habría sido instituida. El evangelio de las buenas nuevas fue dado primero a Adán cuando se le declaró que la simiente de la mujer aplastaría la cabeza de la serpiente. Y esto fue transmitido a través de generaciones sucesivas a Noé, Abraham y Moisés. El conocimiento de la Ley de Dios y del plan de salvación fue impartido a Adán y a Eva por Cristo mismo. Ellos atesoraron cuidadosamente la importante lección, y la transmitieron verbalmente a sus hijos y a los hijos de sus hijos. Así fue preservado el conocimiento de la Ley de Dios” (MS 1:270, 271).
PREGUNTAS PARA DIALOGAR:
1. Mucho antes de que Moisés pusiera por escrito las leyes que habrían de gobernar a Israel, los egipcios y los babilonios tenían sistemas de normas que, en algunos casos, eran similares en contenido a algunas de las leyes de Dios.
Aun las sociedades ateas tenían leyes que protegían a la gente y las propiedades.
No obstante, la ley a menudo se basaba en conceptos morales; es decir, debía animar a la gente a abstenerse de hacer el mal, y a hacer el bien. Pero ¿de dónde obtuvieron esas sociedades su sentido del bien y del mal?
2. ¿De qué modo el concepto del bien y del mal impacta en el tema de la existencia de Dios? En otras palabras, si no hay Dios, ¿de dónde provienen los conceptos de bien y mal? ¿De dónde podrían provenir si Dios no existiera?
3. A menudo usamos el concepto de “ley” en formas diferentes. Hablamos de la ley de la gravedad, de la ley del movimiento. Hablamos de leyes internacionales.
Hablamos de la ley de impuestos. ¿Qué tienen en común todas estas leyes? ¿De qué maneras difieren? ¿Cuál es la consecuencia probable de violar cualquiera de estas leyes? ¿Cuáles son los beneficios de cooperar con estas leyes? ¿De qué forma los principios de las leyes te ayudan a comprender el propósito de los Diez Mandamientos en su relación con la vida de los creyentes?
4. En la clase, repasen la sección del miércoles y consideren el tema del modo en que nosotros, como iglesia, necesitamos ser cuidadosos de no cometer el mismo error que algunos de los líderes cometieron, al añadir a la ley cargas que nunca debieron existir. ¿Por qué ese error es más fácil de cometer de lo que pensamos, sin importar cuán bien intencionados seamos?
Hoy dile a tu amigo que estás orando por él. ¡Esto marcará toda la diferencia!

(1020)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*