Lección 1 | Lunes 2 de octubre 2017 | El poder del cristianismo | Escuela Sabática Joven

LUNES 2 OCTUBRE
EL PODER DEL CRISTIANISMO
Testimonio | Rom. 1:8
“Pablo declaró que, siendo inconverso, conoció a Cristo no por una relación personal, sino únicamente por el concepto que él, juntamente con otros, abrigaba concerniente al carácter y obra del Mesías que había de venir. Había rechazado a Jesús de Nazaret como impostor porque no se ajustó a ese concepto. Pero ahora sus ¡deas tocantes a Cristo y su misión eran mucho más espirituales y exaltadas, porque había experimentado la conversión. El apóstol afirmó que no les presentaba a Cristo según la carne. Herodes vio a Cristo en los días de su humanidad; Anás también lo vio, y asimismo Pilato y los sacerdotes y gobernantes, y los soldados romanos. Pero ellos no le vieron con los ojos de la fe, como al Redentor glorificado. Comprender a Cristo por fe y tener un conocimiento espiritual de él era más deseable que una relación personal con él tal como apareció en la tierra. La comunión con Cristo que Pablo gozaba ahora era más íntima, duradera, que un mero compañerismo terrestre y humano.
“Mientras Pablo hablaba de lo que conocía y testificaba de aquello que había visto concerniente a Jesús de Nazaret como la esperanza de Israel, los que honradamente buscaban la verdad fueron convencidos. Sobre algunas mentes, por lo menos, sus palabras hicieron una impresión que jamás se borró. Pero otros rehusaron tercamente aceptar el claro testimonio de las Escrituras, aun cuando les fuera presentado por uno que tenía la iluminación especial del Espíritu Santo. […]
“Muchos meses pasaron desde la llegada de Pablo a Roma hasta la comparecencia de los judíos que vinieron de Jerusalén para acusarle. Habían sido repetidamente estorbados en sus propósitos; y ahora que Pablo iba a ser juzgado por el supremo tribunal del Imperio Romano, no deseaban exponerse a otro fracaso. Lisias, Félix, Festo y Agripa habían declarado que le juzgaban ¡nocente. Sus enemigos sólo podían esperar inclinar al emperador en su favor por medio de intrigas. La demora favorecería sus propósitos, por cuanto les proporcionaría tiempo para perfeccionar y ejecutar sus planes; y para tal efecto, aguardaron algún tiempo antes de presentar personalmente sus acusaciones contra el apóstol.
“Por providencia de Dios, este aplazamiento tuvo por resultado el adelanto del evangelio. Mediante el favor de los encargados de la guardia, le fue permitido a Pablo residir en una cómoda vivienda, donde podía tratar libremente con sus amigos y también declarar diariamente la verdad a cuantos acudían a oírle. Así prosiguió durante dos años con sus labores, ‘predicando el reino de Dios y enseñando lo que es del Señor Jesucristo con toda libertad, sin impedimento’
* Los hechos de los apóstoles, pp. 373, 374.
Para pensar y debatir
¿De qué manera cambia nuestro estilo de vida cuando recibimos a Cristo en nuestra vida?

(110)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*