Lección 1 | Lunes 28 de diciembre 2015 | Para memorizar | Escuela Sabática 2016
Lunes 28 de diciembre
EL PRÍNCIPE DE ESTE MUNDO
Lee Juan 12:31; 14:30; y 16:11. ¿Por qué Jesús llamó a Satanás “el príncipe de este mundo”?
Cuando Dios instaló a Adán y a Eva en el Jardín del Edén, les confió la administración del Edén (Gén. 2:8, 15), y el cuidado de todas las criaturas en las aguas, los cielos y sobre la tierra (Gén. 1:26, 28). Cuando Adán nombró a todos los animales, demostró su mayordomía sobre ellos. Generalmente, el que tiene autoridad sobre algo puede darle un nombre; así, al nombrar a todas las criaturas, Adán estaba claramente demostrando su posición como gobernante del mundo.
Cuando Adán perdió ese dominio, Satanás muy rápidamente llenó el vacío. Parte de la restauración de la raza humana, hecha posible por el sacrificio de Cristo en el Calvario, sucederá cuando los redimidos recibirán el privilegio de Adán y de Eva de reinar con Dios por el resto de la eternidad como “reyes y sacerdotes” (Apoc. 1:6; 5:10).
Los capítulos iniciales del libro de Job nos revelan cuán extensa fue la pérdida de Adán. Al darnos un vistazo de la sala del Trono del universo, también podemos ver cuán subordinada a la naturaleza ha llegado a estar la raza humana desde la Caída.
Lee Job 1:6 y 7; y 2:1 y 2. ¿Por qué Satanás se presenta a la asamblea de los hijos de Dios como el que “rodea la tierra y anda por ella”?
“Andar por la tierra” no es solo una acción de los turistas. En la Escritura, es una señal de posesión. Cuando Dios le dio la tierra a Abraham, le dijo que fuera “por la tierra a lo largo de ella y a su ancho” (Gén. 13:17); y en forma similar a Moisés y a Josué (Deut. 11:24; Jos. 1:3). Satanás, en un sentido, se está pavoneando como “el dios de este siglo” (“mundo”, NVI; 2 Cor. 4:4).
La presentación de Satanás en los primeros dos capítulos de Job es un paralelo de lo que sucedió en Génesis 3. Satanás inicia los problemas en el paraíso y luego deja detrás de sí a las víctimas humanas para que sufran.
¿Qué evidencia podemos ver de la obra de Satanás en este mundo? ¿De qué modo puedes encontrar esperanza en la promesa de que un día todo este desorden terminará?

Lección 1 | Martes 29 de diciembre 2015 | Para memorizar | Escuela Sabática 2016
Martes 29 de diciembre
GUERRA EN EL CIELO
No tenemos idea de lo que significa una guerra en el cielo; es decir, no sabemos qué clase de batallas físicas se pelearon, fuera de la expulsión de Satanás y de sus ángeles. La Biblia no dice nada acerca de las consecuencias físicas de este conflicto celestial. En cambio, trata de los resultados espirituales aquí sobre la Tierra.
Lee Apocalipsis 12:7 al 16. ¿De qué manera el Gran Conflicto impactó el cielo y, luego, la Tierra?
Nota la forma positiva en que Juan habla acerca de la guerra continua entre “el acusador de nuestros hermanos” y los vencedores. Él la vincula con la salvación y la venida del Reino de Dios (Apoc. 12:10, 11). Este tema positivo se subraya en todo el capítulo, y es un aspecto importante del Gran Conflicto.
Es vital que notemos el contexto general del capítulo 12. Aquí se describen tres grandes amenazas, pero cada una es seguida por una liberación increíble. En una visión dramática, se le muestra a Juan la lucha entre Cristo y Satanás, y cuán totalmente despareja parece ser.
Por ejemplo, un gran dragón rojo (Satanás, Apoc. 12:9) se prepara para devorar a un bebé (Jesús) a punto de nacer. ¿Qué bebé podría sobrevivir a eso? Pero lo hace, y es arrebatado al Trono de Dios.
El dragón luego intenta perseguir a la madre (símbolo del pueblo de Dios; ver Apoc. 12:13). ¿Cuánto puede defenderse de un dragón una madre que acaba de dar a luz? Pero, ella también escapa milagrosamente (vers. 14).
En un tercer intento de destruir a los escogidos, el dragón envía una inundación tras la mujer (vers. 15). ¿Una mujer contra una inundación? Pero, otra vez, Dios interviene y la libera (vers. 16).
El dragón ahora vuelve su atención al remanente de la descendencia de la mujer. Está furioso y pelea contra ellos. La historia muestra la forma en que el pueblo de Dios ha sido acosado, perseguido y oprimido a lo largo de los siglos. A menudo, vemos lo imposible que es la lucha, y nos preguntamos cómo sobrevivirán los fieles, olvidándonos de que la historia no termina allí. Sigue en Apocalipsis 14, donde vemos a los fieles ante el Trono de Dios; ellos también han sido liberados.
Cuando te sientes abrumado por fuerzas más grandes que tú mismo, ¿cómo puedes tomar ánimo del Señor, quien es más grande que todas las cosas?

(1046)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*