primariosJonatán estaba parado en la esquina de la calle. Elevó su mirada hacia arriba tanto como pudo y observó hacia el cielo. Sus ojos se abrieron bien grandes. -¡Qué edificio tan alto! -dijo en voz alta. Vio a unos hombres que trabajaban en los pisos más elevados. Observó cómo los operarios de las maquinarias movían grúas altas hacia delante y hacía atrás. Otros obreros caminaban por las vigas de hierro. “Eso es aterrador”, pensó. “¿Y si se resbalan y caen? Deben de ser muy valientes’. Por lo menos estos obreros podían entenderse unos a otros. Cuando alguno pedía un martillo, no se le daba un serrucho, ni se le daba un destornillador por una llave…

DESCARGAR PDF DE LA LECCIÓN

 

(907)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*