Lección 10 | Jueves 8 de marzo 2018 | La mayordomía señala a Cristo | Escuela Sabática Joven

JUEVES 8 DE MARZO
LA MAYORDOMÍA SEÑALA A CRISTO
OPINIÓN – FILIPENSES 1:21
Cada persona tiene actitudes, pero las actitudes de un cristiano debieran señalar a otros hacia Cristo. Pablo escribe que, para él, vivir es Cristo, y morir es ganancia. Para la mayoría de las personas, la muerte es una experiencia devastadora en todo sentido. Sin embargo, según sus propias palabras, Pablo se pone en una situación en la que se beneficia con la muerte. ¿Qué significa esto para un mayordomo moderno? Podemos aprender lecciones concretas de la declaración de Pablo.
Primero, como creyentes, nuestro enfoque está en Cristo en esta vida y en la venidera. Deberíamos usar nuestro tiempo, talentos y otras posesiones que Dios nos da para bendecir a otros y construir su Reino.
Al seguir las pisadas de Pablo, tenemos la misión de imitar a Cristo en cada nivel y hacer de él el modelo de nuestra vida. Así, nuestra perspectiva de la mayordomía cambia Descubrimos que Cristo es supremo y que todas las cosas fueron creadas por él y para él.
Muchas veces, especialmente cuando se trata de dar, la mayoría de las personas cree que solo los ricos deberían dar. Sin embargo, antes de examinar a los ricos y determinar nuestra habilidad de dar, deberíamos contar nuestras bendiciones. Pablo sabía que, como hijos del Dador de los recursos y la vida, no les faltaba qué dar (1 Timoteo 6:17). A modo de recordatorio de cuán ricos somos, GlobalRichList.com declara que las personas que ganan un promedio de 1.200 dólares por año están dentro del 52% de las personas más ricas del mundo según los ingresos; así que, incluso según los estándares del mundo, casi todos tienen algo para dar.
No obstante, el mensaje de las riquezas va más allá de los estándares del mundo. En este pasaje (1 Timoteo 6:17), Pablo piensa en la perspectiva general: nuestro Padre celestial es dueño de todo y, si creemos en él. es capaz de darnos más de lo que necesitamos.
Por tanto, cuando se trata de bendecir a otros con recursos y de avanzar la causa de Dios en otros lugares, siempre podemos tener algo para dar. La Biblia nos confirma: Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4:13). Con ese poder en mente, no necesitamos preocuparnos por lo que hemos de dar, sino que deberíamos aceptar el hecho de que, con lo que damos, construimos tesoros.
Al ser una mayordoma adulta joven, me considero rica en muchas cosas. Puedo compartir conocimiento sobre Cristo de muchas maneras. Nuestra iglesia también es rica en recursos. Si no podemos llegar a lugares lejanos en persona, podemos hacerlo con nuestro conocimiento o recursos.

PARA PENSAR Y DEBATIR
¿Cuáles son algunos de los recursos que Dios te concedió, que puedes utilizar para bendecir a otros y para el avance de su causa?
Además de usar tu tiempo, talentos y posesiones para el avance de la obra de Dios, ¿cómo podemos administrarlos mejor?
Rose Oguttu, Nairobi, Kenia.

(31)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*