Lección 10 | Lunes 5 de marzo 2018 | Dentro de la mayordomía cristiana | Escuela Sabática Joven

LUNES 5 DE MARZO
DENTRO DE LA MAYORDOMIA CRISTIANA
LOGOS – GÉNESIS 6:13-18; MATEO 24:37; MARCOS 10:45; JUAN 14:6; 17:17; 2 CORINTIOS 6:1-4; FILIPENSES 4:13; 3 JUAN 3; APOCALIPSIS 14:6-12
CRISTO ES EL AUTOR DE LA MAYORDOMÍA (MARCOS 10:45; 2 CORINTIOS 5:17; FILIPENSES 2:9-11)
Vivir como cristianos implica que sigamos el ejemplo de Jesús. Desde lo que decimos hasta lo que hacemos y cómo vivimos. Cristo debería ser nuestro punto de referencia. Eso explica claramente que la mayordomía se trata de nuestro estilo de vida como cristianos. Se pueden ganar almas para Cristo por medio de la mayordomía. Esto depende del modo en que nos relacionemos con las personas dentro y fuera de nuestra Iglesia, de las actividades que disfrutamos hacer y de muchos otros factores.
La carta de Pablo a los Filipenses confirma que Cristo se humilló a sí mismo para soportar el dolor y el sufrimiento, a fin de que la humanidad pudiera ser reconciliada con Dios. Cristo es el puente que seguimos para entrar al Reino de Dios. Por tanto, deberíamos entregarnos a él como nuestro Señor y Salvador en todo lo que hacemos. La función de la mayordomía en nosotros es ayudarnos a reconocer la obra de Cristo dentro de nosotros y usar nuestras posesiones y recursos para exaltarlo y hacerlo brillar en nuestra vida. Esto está de acuerdo con lo que hizo el rey Salomón, cuando invirtió una gran cantidad de recursos para construir y amueblar el Templo de Dios (1 Reyes 7:33).
El primer paso en la mayordomía cristiana es aceptar a Cristo en nuestra vida. Esto puede ayudarnos a ver el mundo y a nosotros mismos desde otra perspectiva. Podemos administrar nuestro tiempo y talentos de una manera diferente, y utilizar nuestros recursos para el avance de la causa de Dios. Básicamente, la mayordomía cristiana es un reflejo del liderazgo de servicio, en el cual Cristo es nuestro modelo a seguir (ver. Marcos 10:45).

CAMINAR EN LA VERDAD COMO MAYORDOMOS (JUAN 14:6; 17:17; 3 JUAN 3)
La mayordomía se trata de ser fieles. En Hechos 5:1 al 11, Ananías y Safira murieron por ser infieles a Dios. Esto debería ser una lección para todos los cristianos de que Dios ve nuestro corazón. En muchas ocasiones, le mentimos a Dios sobre cómo utilizamos nuestro tiempo y cómo administramos los recursos a nuestro alcance.
Para mantener nuestro título de mayordomos cristianos, debemos caminar en la verdad, y Cristo es el fundamento de la verdad. La Biblia confirma que Jesús es el camino, la verdad y la vida (Juan 14:6). En consecuencia, caminar en la verdad como mayordomos cristianos significa seguir a Cristo. Juan enfatizó el punto cuando escribió: “Me alegré mucho cuando vinieron unos hermanos y dieron testimonio de tu fidelidad, y de cómo estás poniendo en práctica la verdad” (3 Juan 3).
Aunque Juan escribió la epístola a un anciano en particular, la lección que se obtiene de la carta es que caminar en la verdad sigue siendo tan importante hoy como lo era en los días del apóstol Juan. En una oración por sus discípulos, Jesús mencionó que ellos, luego de conocerlo, llegaron a saber que todo le pertenece a Dios. Los discípulos de Cristo somos mayordomos, y su estilo de vida y sus acciones deberían llevar a otros a Cristo.

(46)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*