Lección 10 | Martes 29 de agosto 2017 | Pruebas del Maestro | Escuela Sabática | Lección Joven

MARTES 29 AGOSTO
PRUEBAS DEL MAESTRO
Testimonio 11 Tim. 1:3-11
“Mientras estaba en Corinto, Pablo tenia motivos de seria aprensión concernientes a algunas de las iglesias ya establecidas. Por la influencia de falsos maestros que se hablan levantado entre los creyentes de Jerusalén, se estaban extendiendo rápidamente la división, la herejía y el sensualismo entre los creyentes de Galacia. Esos falsos maestros mezclaban las tradiciones judías con las verdades del evangelio. Haciendo caso omiso de la decisión del concilio general de Jerusalén, instaban a los conversos gentiles a observar la ley ceremonial.
“La situación era crítica. Los males que se habían introducido amenazaban con destruir rápidamente a las iglesias gálatas.
“El corazón de Pablo se sintió herido, y su alma fue conmovida por esta abierta apostasía de aquellos a quienes había enseñado fielmente los principios del evangelio. Escribió inmediatamente a los creyentes engañados, exponiendo las falsas teorías que habían aceptado, y reprendiendo con gran severidad a los que se estaban apartando de la fe. […]
“Las enseñanzas de Pablo habían estado en armonía con las Escrituras, y el Espíritu había dado testimonio acerca de sus labores; por lo tanto, exhortó a sus hermanos a que no escucharan a quien contradijera la verdad que él les había enseñado. […]
“Así Pablo emplazó a los creyentes de Galacia ante el tribunal de su propia conciencia, y trató de detenerlos en su conducta. Confiando en el poder de Dios para salvar, y rehusando reconocer las doctrinas de los maestros apóstatas, el apóstol se esforzó por inducir a los conversos a ver que habían sido groseramente engañados, pero que retornando a su fe anterior en el evangelio podrían, sin embargo, frustrar el propósito de Satanás. Tomó partido firmemente del lado de la verdad y la justicia; y su suprema fe y confianza en el mensaje que predicaba ayudaron a muchos, cuya fe había fallado, a recuperar su lealtad al Salvador.
“¡Cuán diferente del modo en que Pablo escribió a la iglesia de Corinto, fue el proceder que siguió hacia los gálatas! A la primera la reprendió con cuidado y ternura; a los últimos, con palabras de despiadado reproche. Los corintios habían sido vencidos por la tentación. Engañados por los ingeniosos sofismas de maestros que presentaban errores bajo el disfraz de la verdad, se habían confundido y desorientado. ¡ El enseñarles a distinguir lo falso de lo verdadero requería cautela y paciencia! La severidad o la prisa imprudente de parte de Pablo hubieran destruido su influencia sobre muchos de aquellos a quienes anhelaba ayudar”.*
* Los hechos de los apóstoles, pp. 316-318.
Para pensar y debatir
Elena de White se refirió a la situación como “crítica”. ¿Cómo tratarías con un amigo que esté difundiendo doctrinas falsas en tu iglesia local?
¿Alguna vez descubriste que lo que creías y compartías era contrario a lo que la Biblia enseña? ¿Qué impacto tuvo esto en tu ministerio personal?
Ryan Scavella, Oshawa, Ontario, Canadá

(73)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*