Lección 10 | Martes 30 de mayo 2017 | La estrella de la mañana en nuestros corazones | Escuela Sabática

Martes 30 de mayo
LA ESTRELLA DE LA MAÑANA EN NUESTROS CORAZONES
“Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones” (2 Ped. 1:19). Lee este texto con cuidado. ¿Qué está afirmando Pedro que es tan importante para nosotros, aún hoy?
Aquí, como podemos ver en muchos lugares de la Biblia (Gén. 1:4; Juan 1:5; Isa. 5:20; Efe. 5:8), se establece una división entre la luz y las tinieblas. Para Pedro, la Palabra de Dios brilló como una luz en un lugar “oscuro” (algunos traducen la palabra oscuro como “sórdido”, “sucio”). Por eso es tan claro que debemos “estar atentos” a esa luz, para seguirla “hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones”. Somos seres caídos, que viven en un mundo caído y oscuro. Necesitamos el poder sobrenatural de Dios para guiarnos fuera de esta oscuridad y hacia la luz, y esa luz es Jesús.
Pedro está señalando un objetivo a sus lectores. Algunos creen que la expresión “hasta que el día esclarezca” se refiere a la segunda venida de Jesús. Aunque ciertamente esa es nuestra esperanza final, la idea del “lucero de la mañana” que sale en nuestros corazones suena más inmediato y más personal. El “lucero de la mañana” se refiere a Jesús (Apoc. 2:28; 22:16). Su surgimiento en nuestros corazones parece tener que ver acerca de conocer a Jesús, asirse de él y experimentar la realidad del Cristo viviente en nuestra propias vida individual. Jesús no debería ser solamente una verdad doctrinal; debería ser el centro de nuestra existencia, y la fuente de nuestra esperanza y fe. Así que, Pedro está estableciendo una clara conexión entre estudiar la Palabra de Dios y tener una relación salvadora con Jesús, el “lucero de la mañana”.
Y, por supuesto, con la luz brillando en nosotros, la esparciremos a otros. “La gloria de la verdad de Dios debe resplandecer en toda la Tierra. La luz debe iluminar a todo lugar y a toda persona. Quienes recibieron la luz deben hacerla brillar constantemente. Puesto que el sol ha salido en nuestra vida, debemos reflejar su luz sobre el sendero de los que están en oscuridad” (TI 6:33).
¿De qué manera tu propio estudio de la Palabra te ayuda a llegar a conocer mejor a Jesús?
Escuela Sabática | Lección 10 | Para el 3 de junio de 2017 | Profecía y Escritura | “Apacienta a mis ovejas”: 1 y 2 Pedro | Segundo trimestre 2017 | Guía de Estudio de la Biblia – Maestros – Alumnos | Iglesia Adventista del Séptimo Día

(456)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*