Lección 10 | Martes 5 de diciembre 2017 | Una Póliza de seguro | Escuela Sabática Joven

MARTES 5 DE DICIEMBRE
UNA PÓLIZA DE SEGURO
Testimonio | 2 Pedro1:10
“Cristo ha pagado por cada ser humano el precio de la elección. Nadie tiene por qué perderse.
Todos han sido redimidos. A los que reciben a Cristo como un Salvador personal se les dará poder para llegar a ser hijos e hijas de Dios. Se ha proporcionado una póliza de seguro de vida eterna para todos. Cristo redime a los que Dios elige. El Salvador pagó el precio de la redención de cada alma. No somos nuestros, pues somos comprados por precio. Recibimos del Redentor, quien nos eligió desde la fundación del mundo, la póliza de seguro que nos da derecho a la vida eterna. […]
“Esta no es una póliza de seguro cuyo valor recibirá otro después de vuestra muerte: es una póliza que os asegura una vida que se mide con la vida de Dios la vida eterna. ¡Cuán grande seguridad! ¡Qué esperanza! Mostremos siempre al mundo que estamos buscando una patria mejor, precisamente la celestial. El cielo ha sido hecho para nosotros y anhelamos tener una parte en él. No podemos permitir que haya algo que nos separe de Dios y del cielo. En esta vida, debemos ser participantes de la naturaleza divina. Hermanos y hermanas, sólo tenéis una vida que vivir. Ojalá sea una vida de virtud, escondida con Cristo en Dios”.1
“La preparación para la venida de Cristo es una preparación hecha mediante Cristo, para ejercitar nuestras más elevadas cualidades. Es privilegio de cada joven hacer de su carácter una hermosa estructura. Pero hay una necesidad positiva de mantenerse allegado a Jesús. Él es nuestra fuerza, eficiencia y poder. Ni por un momento podemos depender de nosotros mismos”.2
“Dios hace a cada joven la siguiente invitación: ‘Dame, hijo mío, tu corazón; yo lo guardaré puro; satisfaré sus anhelos con verdadera felicidad’. Dios se complace en hacer felices a los jóvenes, y por eso quisiera que le entregasen el corazón a su cuidado para que sean mantenidas en condición sana y vigorosa todas las facultades del ser dadas por él. […]
“Recuerden que son propiedad del Señor, comprados por precio: el sufrimiento y la agonía del Hijo de Dios… El Señor Jesús reclama el servicio de ustedes. Él los ama. Si dudan de su amor, miren al Calvario. La luz que refleja la cruz muestra la magnitud de ese amor que ninguna lengua puede expresar. ‘El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama’.
Mediante el estudio aplicado hemos de familiarizarnos con los Mandamientos de Dios, y luego mostrar que somos sus hijos e hijas obedientes”.3
“Perseveren en la obra que han empezado hasta ganar victoria tras victoria. Edúquense para un fin. Tengan en vista la más elevada norma para que puedan realizar cada vez mayor bien, reflejando así la gloria de Dios”.4

(17)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*