Lección 10 | Martes 6 de marzo 2018 | Un mayordomo cristiano es un compañero de trabajo de Dios | Escuela Sabática Joven

MARTES 6 DE MARZO
UN MAYORDOMO CRISTIANO ES UN COMPAÑERO DE TRABAJO DE DIOS
TESTIMONIO – 2 CORINTIOS 6:1-4
“Al dar a sus discípulos la orden de ir por ‘todo el mundo’ y predicar ‘el evangelio a toda criatura’, Cristo asignó a los hombres una tarea: la de sembrar el conocimiento de su gracia. Pero mientras algunos salen al campo a predicar, otros le obedecen sosteniendo su obra en la tierra por medio de sus ofrendas. Él ha puesto recursos en las manos de los hombres, para que sus dones fluyan por canales humanos al cumplir la obra que nos ha asignado en lo que se refiere a salvar a nuestros semejantes. Este es uno de los medios por los cuales Dios eleva al hombre. Es exactamente la obra que conviene a este; porque despierta en su corazón las simpatías más profundas y le mueve a ejercitar las más altas facultades de la mente”.1
“Cada oportunidad de ayudar a un hermano en necesidad, o para ayudar a la causa de Dios a esparcir la verdad, es una perla que usted puede enviar de antemano y depositar en el banco del cielo para que sea guardada” .2
“La gran obra que Jesús anunció que había venido a hacer fue confiada a los que lo siguen en la tierra. El ha dado a su pueblo un plan para obtener sumas suficientes con qué financiar sus empresas. El plan de Dios en el sistema del diezmo es hermoso por su sencillez e igualdad. Todos pueden practicarlo con fe y valor porque es de origen divino. En él se combinan la sencillez y la utilidad, y no requiere profundidad de conocimiento para comprenderlo y ejecutarlo. Todos pueden sentir que son capaces de hacer una parte para llevar a cabo la preciosa obra de salvación. Cada hombre, mujer y joven puede llegar a ser un tesorero del Señor, un agente para satisfacer las demandas de la tesorería”3
“Un raudal de luz resplandece de la Palabra de Dios y debemos despertarnos para reconocer las oportunidades descuidadas. Cuando todos sean fieles en lo que respecta a devolver a Dios lo suyo en diezmos y ofrendas, se abrirá el camino para que el mundo oiga el mensaje para este tiempo. Si el corazón de los hijos de Dios estuviese lleno de amor por Cristo; si cada miembro de iglesia estuviese cabalmente dominado por un espíritu de abnegación; si todos manifestasen profundo fervor, no faltarían fondos para las misiones”.4
“Al ver los que trabajan con perseverancia y sistemáticamente que sus generosos empeños tienden a alimentar el amor a Dios y a sus semejantes, y que sus esfuerzos personales extienden su esfera de utilidad, comprenderán que reporta una gran bendición el colaborar con Cristo” .5
1 Consejos sobre mayordomía cristiana, p. 17. | 2 Testimonios para la iglesia, tomo 3, p. 276.
3 Consejos para la iglesia, p. 395. | 4 Ibíd., p. 397 | 5 Ibíd., p. 396.
PARA PENSAR Y DEBATIR
Sí Dios ya es el dueño de todo, ¿por qué debemos devolverle recursos?
Carren Akinyi. Nairobi, Kenia.

(50)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*