Lección 10 | Sábado 1 de diciembre 2018 | Con los brazos abiertos | Escuela Sabática Joven

“Porque si, cuando éramos enemigos de Dios, fuimos reconciliados con él mediante la muerte de su Hijo, ¡con cuánta más razón, habiendo sido reconciliados, seremos salvados por su vida!” (Rom. 5:10).
SÁBADO 1 DICIEMBRE
CON LOS BRAZOS ABIERTOS
introducción: Efe.4:26
Estábamos sentadas alrededor de la mesa ratona, hablando sobre la Biblia, compartiendo pedidos de oración y charlando sobre nuestras vidas. Y en lo único que podía pensar era: ‘No encajo aquí”. Todas las otras muchachas en mi grupo de estudio de la Biblia estaban casadas desde hacía mucho tiempo y la mayoría de ellas tenía hijos. Yo me acababa de casar con un hombre que tenía un hijo, y yo no tenía hijos propios. Todas ellas estaban en la misma fase de la vida, pero yo era más joven.
Aquella noche usé una salida cobarde: escribí un breve correo electrónico explicando que sentía que no “encajaba” con las demás mujeres y que no seguiría asistiendo al estudio bíblico. No me sentía bien por enviarlo: sin embargo, hice clic con el mouse en el botón de “enviar”… y mi correo electrónico salió.
Al día siguiente, recibí una llamada telefónica un poco defensiva de una de las mujeres del grupo. Ella quería solucionar las cosas: quería que yo permaneciera en el grupo: quería que me sintiera incluida. ¡Quería luchar por nuestra amistad! Sin embargo, ya había tomado mi decisión. Esa llamada casi arruinó mi relación con el grupo.
Tardamos seis años en reconciliarnos. Seis años de saludos incómodos y sonrisas tensas en la Iglesia. Seis años de conversaciones superficiales forzadas en las reuniones sociales. Seis años de sentir tensión y tristeza cada vez que pensaba en el grupo.
Entonces, de la nada, me invitaron a volver al grupo de estudio de la Biblia. Había caras nuevas, pero el grupo básico continuaba siendo el mismo. Con mucho temor, asistí a la primera reunión. Me recibieron de nuevo con los brazos abiertos.
Por seis años había albergado sentimientos de malestar hacia esas mujeres que, en realidad, no habían hecho nada y solo eran diferentes de mí: y había imaginado que ellas sentían lo mismo hacia mí. Pero, cuando volví al grupo, me di cuenta de que no había sido así, para nada. Ellas me demostraron el amor y la redención de Cristo.
La restauración no solo es importante para las relaciones humanas, sino también es vital para mantener nuestra unión con Cristo. Nuestras lecciones de esta semana se centrarán en este tema importante.
Allison Sauceda, Daijton, Ohio, EE.UU.
=============================
ESCUELA SABÁTICA – LECCIÓN FOLLETO JOVEN
Esta semana estudiaremos la lección 10 – La unidad y las relaciones rotas
Para el 8 de diciembre de 2018
Lecciones de Escuela Sabática – Cuarto trimestre 2018
UNIDAD EN CRISTO
Narración: Adan Vicente

(2)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*