Lección 11 | Martes 6 de diciembre 2016 | Dios como Creador | Escuela Sabática


Martes 6 de diciembre
DIOS COMO CREADOR
Lee Job 38:4 al 41. ¿Qué preguntas le hace Dios a Job, y cuál es el propósito de ellas?
Si Job esperaba alguna explicación de sus calamidades, no la obtuvo. En su lugar, recibió una serie de preguntas retóricas en las que Dios contrasta su poder creador con la transitoriedad e ignorancia del pobre Job.
“¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra? Házmelo saber, si tienes inteligencia”, comienza Dios (Job 38:4). Después de repetir algunas de las primeras imágenes del Génesis –p. ej., los orígenes de la tierra, el mar, la luz y las tinieblas–, Dios ironiza diciéndole a Job que él ya sabe todas estas cosas, “pues entonces ya habías nacido, y es grande el número de tus días” (Job 28:21).
Dios luego señala las maravillas de la Creación, con otra serie de preguntas retóricas que abarcan los fundamentos de la Tierra y los misterios del tiempo, y aun de las estrellas mismas. “¿Podrás tú atar los lazos de las Pléyades, o desatarás las ligaduras de Orión?” (Job 38:31). Luego le señala a Job de nuevo lo que podía ver en la tierra (Job 38:39-41), un tema que es expuesto con mucho más detalles en todo el capítulo 39 de Job. Si el libro se hubiese escrito hoy, Dios podría haber preguntado: “¿Quién ata los quarks en protones y neutrones?” “¿Dónde estabas tú cuando medí la masa de un Planck?” “¿Es por tu sabiduría que la gravedad curva el espacio y el tiempo?”
La respuesta a estas preguntas es: por supuesto, no. Job no estaba allí, y sabía muy poco acerca de los fenómenos a los que Dios se refirió. Dios quería mostrarle a Job que aun con toda su sabiduría, y aunque hablara lo “recto” (Job 42:7) acerca de Dios en contraste con esos hombres, Job sabía muy poco. Y esa falta de conocimiento se reveló por su gran ignorancia del mundo creado.
Si Job sabía tan poco acerca de la Creación, ¿cuánto podría comprender acerca del Creador? ¡Qué gran contraste entre el Creador y lo creado, entre Dios y la humanidad! Aunque Dios se contrastó con Job, habría bastado igualmente cualquier otro ser humano (con la excepción de Jesús). ¿Qué somos nosotros en contraste con Dios? Y, no obstante, miren lo que Dios hizo para salvarnos y ofrecernos la comunión eterna con él.
Escuela Sabática | Lección 11 | Para el 10 de diciembre de 2016 | Desde un torbellino | El libro de Job | Cuarto trimestre 2016 | Guía de Estudio de la Biblia – Maestros – Alumnos | Iglesia Adventista del Séptimo Día

(428)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*