Viernes 13 de septiembre
PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: “Muchos profesan estar del lado del Señor sin estarlo; el peso de todas sus acciones está a favor de Satanás. ¿Por qué medios determinaremos en qué lado estamos? ¿Quién posee el corazón? ¿Acerca de quién conversamos con deleite? ¿A quién dedicamos nuestros más cálidos afectos y nuestras mejores energías? Si estamos del lado del Señor, nuestros pensamientos están con él, y nuestras reflexiones más dulces se refieren a él. No trabamos amistad con el mundo; hemos consagrado todo lo que tenemos y somos a Dios. Anhelamos llevar su imagen, respirar su espíritu, hacer su voluntad y agradarle en todo” (FV 222).
“Es el privilegio de toda alma ser un canal vivo por medio del cual Dios pueda comunicar al mundo los tesoros de su gracia, las inescrutables riquezas de Cristo. No hay nada que Cristo desee tanto como agentes que representen al mundo su Espíritu y su carácter. No hay nada que el mundo necesite tanto como la manifestación del amor del Salvador mediante la humanidad. Todo el cielo está esperando que haya canales por medio de los cuales pueda derramarse el aceite santo, a fin de que sea un gozo y una bendición para los corazones humanos” (PVGM 345).

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:
1. ¿Qué términos usaron Pablo y Juan para describir la elevada vocación del pueblo de Dios? 2 Cor. 5:18-20; 6:17, 18. ¿Qué significan estas imágenes en términos prácticos? ¿Cómo muestran nuestras vidas que esto está hablando acerca de nosotros?
2. Si somos honestos, podemos leer y reclamar todas las promesas bíblicas que queramos, pero a menos que hagamos una elección consciente en el momento de la tentación, de fijar nuestras mentes en las cosas en que deberíamos hacerlo, caeremos en la tentación. ¿Qué principios o prácticas has encontrado útiles para controlar tus pensamientos cuando eres tentado?
3. ¿Cómo deberías responder a alguien que te dice: “Sí, mis pensamientos no siempre son los que deberían ser, pero mis acciones y estilo de vida son sin tacha”?
4. Junto con las maravillosas verdades espirituales y doctrinales que hemos recibido como adventistas del séptimo día, tenemos también el mensaje de salud.
¿Cómo podemos aprender a integrar mejor estos principios en nuestras vidas, y en nuestros esfuerzos misioneros y de testificación? ¿Qué lugar debería tener el mensaje de la salud en el reavivamiento y la reforma?

(1517)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*