Lección 11 | Lunes 11 de septiembre 2017 | Da una caminata | Escuela Sabática Joven

LUNES 11 SEPTIEMBRE
DA UNA CAMINATA
Logos | Gál. 5:16
Andar en el Espíritu (Gén. 5:23, 24)
Mucho antes de que se escribiera la carta de Pablo a los Gálatas, un hombre dio uno de los mejores ejemplos de lo que significa andar en el Espíritu. Enoc caminó con Dios. Vivió en tal comunión con él, que incluso en esos tiempos de antaño ¡Dios consideró que estaba listo para el cielo! (Gén. 5:23, 24).
¿De veras Enoc caminó físicamente por la hierba y debajo de los árboles con el Creador mismo? No lo dudo. Pero más allá de la acción física, caminar con Dios significaba algo más: significaba que Enoc conocía a Dios. Entendió a Dios como él se reveló a sí mismo, y viceversa.
Aunque los tiempos han cambiado, no han cambiado tanto como te podrían hacer creer. Dios se ha hecho accesible explícitamente en las palabras de la Biblia, una biblioteca que incluye los encuentros que diferentes personas tuvieron con el Señor, su carácter y su visión para la vida. Sus huellas dactilares están marcadas por todo el planeta, y se extienden hasta los confines del espacio. Tenemos la oportunidad de dar una caminata con Dios cada día. Pero para esto tenemos que percibirlo, reconocer su presencia y abrir nuestro corazón para aprender.
El conflicto del cristiano (Rom. 7:15-20)
Enoc ejemplificó el ideal; vivió el objetivo del cristiano. Pero en las trincheras, aquí y ahora, no es lo mismo que cuando las historias de Adán, Eva y el jardín del Edén habían sucedido hacía solo un par de generaciones. Nos resulta fácil distraernos y perder la orientación en esta época despersonalizada, tan lejana a la Fuente de todo.
Pablo describe la situación: “Sabemos lo que está mal, pero lo hacemos igualmente”. ¿Por qué? ¿Por qué pecamos, cuando sabemos que es pecado?
Lo hacemos porque ya no sabemos lo que significa. Pecado se ha vuelto una palabra engañosa. Como las palabras salud, o bueno y malo, tiene poco significado porque han sido presas de muchos contextos diferentes. Los gálatas modernos que pelean con los laodicenses modernos dejan a las personas sensatas en el medio, confundidas sobre lo que está bien y lo que está mal. En la época de Pablo, la circuncisión se convirtió en un asunto por el que valía la pena luchar a muerte. Hoy tenemos muchas cuestiones así. Al final, el resultado es un ejemplo excelente de lo que significa olvidarse del punto central.
El conflicto del cristiano tiene una causa y una solución.
No hay una lista negra con “cosas malas” a la que acudir en toda oportunidad posible. Y no debiera existir. Dios no quiere seguidores robotizados; quiere corazones y almas que anhelen la verdad. Así como la ley cedió el paso al evangelio, los seguidores de Dios ceden el paso a la familia de Dios. “Este es el camino; síguelo”. Termina siendo una elección entre andar con él o andar solos.
Las obras de la carne y el fruto del Espíritu (Gál. 5:16,17)
En Gálatas 5:19 al 21, Pablo da una lista sustanciosa de los pecados de la carne. Desafortunadamente, deja que la lista hable por sí misma. En nuestro mundo actual, la mayoría probablemente ya habló a favor de esas cosas, y en el proceso se las presentó como encantadoras, inofensivas y totalmente normales.
Los cristianos tenemos un papel especialmente importante, y es ser honestos con nosotros mismos siempre. ¿Acabas de leer que “los cristianos no pueden divertirse”? Si es así, lee de nuevo.

(64)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*