LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA  SEMANA: 2 Timoteo 4:11; Filemón 1-25; 2 Corintios 10:12-15; Romanos 5:8-11; Mateo 18:15-17.

PARA MEMORIZAR:

“Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida” (Rom. 5:10).

AUN DESPUÉS  DE PENTECOSTÉS, la relación entre los creyentes a veces fue tirante. El Nuevo Testamento da ejemplos de la manera  en que los líderes de la iglesia y los miembros individuales trataron con tales desafíos. Estos principios son muy valiosos para la iglesia actual. Revelan resultados positivos que obtenemos cuando  usamos principios bíblicos al tratar con los conflictos.

Nos concentraremos en las relaciones  restauradas.  Los grandes reavivamientos espirituales fomentaron relaciones sanadas. Los movimientos del Espíritu Santo involucran traer a la gente más cerca de Dios, y los unos de los otros. Incluyen la destrucción  de las barreras nuestras con Dios, y en nuestra relación los unos con los otros. En pocas palabras, la mayor demostración del poder del evangelio no es lo que la iglesia dice sino cómo vive la iglesia.

“En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros” (Juan 13:35). Sin este amor, todo lo que digamos sobre reaviva- miento y reforma no servirá de nada.

(1056)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*