Miércoles 25 de marzo
ELLA TRABAJA
La mujer virtuosa de Proverbios 31 no es perezosa; trabaja mucho y es muy activa. El poema insiste en esta cualidad (Prov. 31:27), que caracteriza a los sabios frente a los necios (Prov. 6:6; 24:33, 34). El campo de sus actividades es amplio y concreto. Ser espiritual no significa que deberíamos estar ociosos, con el pretexto de que estamos preocupados con problemas religiosos altamente importantes, y por ello no tenemos tiempo para ocuparnos de asuntos “triviales”. (Ver Luc. 16:10). La mujer “con voluntad [gustosa, NVI] trabaja con sus manos” (31:13). Es interesante que esta persona muy espiritual nunca es descrita orando o meditando: se la muestra como una mujer eficiente y productiva, muy similar a Marta, de los Evangelios (Luc. 10:38-40).
Lee Proverbios 31:12, 15 y 18. ¿Por qué razón esta mujer siempre está trabajando?
La mujer nunca descansa. Trabaja “todos los días de su vida” (vers. 12), aun durante la noche (vers. 15, 18). Su presencia activa y vigilante es efectiva todo el tiempo. La razón de su atención constante es su responsabilidad. Ella tiene que estar allí; de otro modo, todo se vendrá abajo.
Lee Proverbios 31:20 y 25. ¿Cuál es el aspecto temporal de sus proyectos?
Aquí llegamos a un punto importante con respecto a nuestra obra y esfuerzo: será probado por el tiempo. Solo el futuro testificará de la cualidad de nuestras acciones. Trabajar sabiamente es trabajar pensando en el futuro, no solo buscando una recompensa inmediata.
Aunque no trata exactamente de lo mismo, el principio en el siguiente texto del Apocalipsis es muy importante: “Bienaventurados de aquí en adelante los muertos que mueren en el Señor. Sí, dice el Espíritu, descansarán de sus trabajos, porque sus obras con ellos siguen” (Apoc. 14:13).
Si tienes una mujer especial en tu vida (quienquiera que sea), ¿qué puedes hacer para mostrar tu aprecio hacia ella y por todo lo que hace por ti?

(431)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Comments are closed.