Viernes 27 de septiembre
PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: “El mensaje no será llevado adelante tanto con argumentos como por medio de la convicción profunda inspirada por el Espíritu de Dios. Los argumentos ya fueron presentados. Sembrada está la semilla, y brotará y dará frutos. Las publicaciones distribuidas por los misioneros han ejercido su influencia; sin embargo, muchos cuyo espíritu fue impresionado han sido impedidos de entender la verdad por completo o de obedecerla. Pero entonces, los rayos de luz penetrarán por todas partes, la verdad aparecerá en toda su claridad, y los sinceros hijos de Dios romperán las ligaduras que los tenían sujetos. Los lazos de familia y las relaciones de la iglesia serán impotentes para detenerlos. La verdad les será más preciosa que cualquier otra cosa. A pesar de los poderes coligados contra la verdad, un sinnúmero de personas se alistará en las filas del Señor” (CS 670).

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:
1. En la cita que antecede, leemos: “El mensaje no será llevado adelante tanto con argumentos como por medio de la convicción profunda inspirada por el Espíritu de Dios”. En la clase, analicen lo que creen que esto significa. ¿Qué es lo que no significa? Nuestro mensaje es lógico, es razonable, y tiene argumentos muy poderosos en su favor. ¿Cómo hemos de entender, entonces, lo que ella nos está diciendo?
2. ¿Qué aplicación espiritual tienen las promesas que Dios dio a su pueblo antiguo para la iglesia actual? Deut. 11:13-18; Ose. 6:1-3; 10:12.
3. El Dr. Stephen Hawking, el gran científico, llamó al concepto de una vida después de la muerte “un cuento de hadas para personas que tienen miedo a la oscuridad”. ¿De qué manera una declaración como esta muestra cuán vital y esperanzador es nuestro mensaje para los que no conocen a Dios ni su amor?
4. No sabemos cuándo volverá Jesús, pero sabemos que queremos que regrese y que este mundo enfermo de pecado termine, y comience uno nuevo. Por esto, el reavivamiento y la reforma son tan vitales para nosotros como pueblo, y por eso nuestros líderes nos están llamando a ellos. A fin de cuentas, el reavivamiento y la reforma no vendrán sino por la obra del Espíritu Santo en nuestros corazones. Esto no sucederá hasta que, como individuos, hagamos la elección consciente de entregarnos con todo nuestro corazón, alma y mente al Señor. ¿Cómo podemos, sin juzgar a otros ni compararnos con ellos, hacer nuestra parte con el fin de estar preparados para recibir al Espíritu Santo en nuestras vidas?

(752)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*