Lección 14 | Martes 26 de septiembre 2017 | Arrojar la autosuficiencia por la ventana | Escuela Sabática Joven

MARTES 26 SEPTIEMBRE
ARROJAR LA AUTOSUFICIENCIA POR LA VENTANA
Testimonio | Gál. 6:14
“En casi cada iglesia habla algunos miembros que eran judíos de nacimiento. Los maestros judíos llegaron con facilidad a esos conversos, y mediante ellos se afianzaron en las iglesias. Con sus argumentos escriturísticos, era imposible refutar las doctrinas enseñadas por Pablo; por eso usaron los medios más inescrupulosos para contrarrestar su influencia y debilitar su autoridad. Declaraban que no había sido discípulo de Jesús ni había sido comisionado por él; pero que, sin embargo, se había atrevido a enseñar doctrinas directamente opuestas a las anunciadas por Pedro, Santiago y los otros apóstoles. De esa manera, los emisarios del judaismo tuvieron éxito en alejar de su maestro en el evangelio a muchos de los conversos cristianos. Luego de triunfar en este punto, los inducían a que volvieran a observar la ley ceremonial como algo esencial para la salvación. La fe en Cristo y la observancia real de los Diez Mandamientos eran consideradas menos importantes. Divisiones, herejías y sensualismo se propagaban rápidamente entre los creyentes de Galacia.
“El alma de Pablo estaba conmovida cuando vio los males que amenazaban con destruir rápidamente a esas iglesias. Inmediatamente escribió a los gálatas, expuso las falsas teorías de ellos, y con gran severidad reprochó a los que se habían apartado de la fe”.’
“Somos justificados por fe. El alma que entiende el significado de estas palabras nunca tendrá suficiencia propia. No somos competentes por nosotros mismos para pensar algo [bueno] de nosotros mismos. El Espíritu Santo es nuestra eficiencia en la obra de la edificación del carácter, en la formación del carácter a la semejanza divina. Cuando creemos que nosotros mismos somos capaces de dar forma a nuestra propia vida espiritual, cometemos un gran error. Por nosotros mismos nunca podemos conquistar la victoria sobre la tentación. Pero los que tienen fe genuina en Cristo serán impulsados por el Espíritu Santo.
“El alma en cuyo corazón mora la fe, crecerá hasta ser un bello templo para el Señor. Esa alma es dirigida por la gracia de Cristo. Crecerá solo en la proporción en que dependa de la enseñanza del Espíritu Santo
En resumen, debemos entender que por nosotros mismos no hay nada que podamos hacer para ganar algo a los ojos de nuestro Salvador. Dependemos completa y desesperadamente de él para todo, y es por esa misma razón que debemos gloriarnos en la cruz, y solo en la cruz.
‘Comentario bíblico adventista, t. 6, p. 1.108. \2lbíd., p. 1.109

Para pensar y debatir
¿Cómo te sientes al saber que no puedes hacer nada para ganar el favor de Cristo?
¿Por qué los seres humanos sentimos que tenemos que hacer algo para mejorar? ¿Nuestra cultura tuvo un impacto en eso?
Felipe Solheiro, Edmonton, Alberta, Canadá

(60)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*