Lección 14 | Sábado 23 de septiembre 2017 | Para memorizar | Escuela Sabática

Sábado 23 de septiembre
LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Gálatas 6:11-18; Romanos 6:1-6; 12:1-8; 2 Corintios 4:10; 5:17; 11:23-29.
PARA MEMORIZAR:
“Pero lejos esté de mí gloriarme, sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo me es crucificado a mí y yo al mundo” (Gál. 6:14).
ESTE ESTUDIO SOBRE GÁLATAS ha sido intenso. Eso es porque la carta misma es intensa. Al reconocer su llamado, al conocer la veracidad de lo que predicaba (después de todo, como lo dijo varias veces, esa verdad provenía del Señor), Pablo escribió con la pasión inspirada de los profetas del Antiguo Testamento, como la de Isaías, Jeremías y Oseas. Así como ellos amonestaron con súplicas al pueblo de Dios en su época para que se apartaran del error, Pablo aquí está haciendo lo mismo con los de su época.
No importa cuán distintas hayan sido las circunstancias inmediatas, a fin de cuentas, las palabras de Jeremías podrían aplicarse de igual modo a los gálatas como a las personas de la época de Jeremías: “Así dijo Jehová: No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas. Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy Jehová, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero, dice Jehová” (Jer. 9:23, 24).
En ningún otro lugar aparece nuestra “gloriosa” sabiduría humana, nuestras riquezas y nuestro poder con tanta claridad en toda su futilidad y vanidad que ante la Cruz de Cristo; ese es el enfoque de la carta de Pablo al rebaño errante de Galacia.

(229)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*