Lección 2 | Jueves 12 de octubre 2017 | La iglesia no es una secta, es una familia | Escuela Sabática Joven

JUEVES 12 DE OCTUBRE
LA IGLESIA NO ES UNA SECTA, ES UNA FAMILIA
Opinión | Gálatas 1:1-12
En el siglo XXI, todavía hay quienes se aterran al evangelio de origen humano antes que al de origen divino. Pablo, cuando le escribe a los gálatas, señala esta misma debilidad en su época. Escribe: “Me asombra que tan pronto estén dejando ustedes a quien los llamó por la gracia de Cristo, para pasarse a otro evangelio. No es que haya otro evangelio, sino que ciertos individuos están sembrando confusión entre ustedes y quieren tergiversar el evangelio de Cristo” (Gálatas 1:6, 7). En la iglesia primitiva, muchas personas creían que, para que un gentil pudiera ser salvo, primero debía convertirse al judaísmo. Esto fue revocado después; no obstante, muchos todavía se aterran a eso. Creo que aun hoy, en 2017, las personas tienen en gran estima la idea de que todos deben convertirse al adventismo para poder ser salvos.
Creo que algunos no adventistas terminaron quedándose con la idea errónea, presentada por los medios de comunicación, de que la iglesia es como una secta: hay reglas y normas, códigos de vestimenta, horarios, y más. Y si te desvías de las normas que te presentan, te echan fuera. Hay muchos aspectos de nuestra iglesia que pueden parecer semejantes a una secta: vamos a la iglesia los sábados, lo cual es diferente; no comemos cerdo o algunas otras carnes populares, etc. Sin embargo, en donde más nos parecemos es en lo cerrados que somos a las ideas de quienes están “afuera”.
Es casi como si hiciéramos sonar una alerta roja en nuestras cabezas cuando escuchamos la frase “no adventista” cuando, en realidad, deberíamos estar escuchando una oportunidad. “No adventista” no significa “pagano”. Puede significar “cristiano”, “no confesional”, o simplemente alguien que está buscando respuestas y todavía no se ha alineado con una religión. El amor y la salvación de Dios no dependen de que hayas firmado sobre una línea punteada en tu ficha de bautismo. Su amor no tiene límites; va más allá de las puertas cerradas de nuestra iglesia.
Sé que cuando los “no creyentes” vienen a la iglesia, los saludaremos y les sonreiremos, pero ¿qué sucede fuera de la iglesia? Desde niños, nos dicen que deberíamos mostrar a Jesús a través de nuestras palabras y acciones para testificar, siempre. ¿Es demasiado ir más allá de los límites de la testificación y hacernos amigos de ellos?
Servimos a un Dios misericordioso, amable, amante, perdonador… él es realmente asombroso. Lo servimos y lo amamos, y anhelamos el día en que lo veremos cara a cara. Nuestro Dios nos ha encomendado la misión de contarles a todas las personas sobre su amor, ya sea que estén convertidas o no.
Para pensar y debatir
¿Cuántas veces en mi vida he perdido la oportunidad de ir más allá de la testificación y hacerme amigo de alguien que no es adventista?
¿Qué puedo hacer para mostrar el amor de Dios y abrir los brazos a quienes me rodean?
¿Por qué pienso que está bien (o no) aceptar a Jesús sin convertirme en “judio”?

(104)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*