Jueves 9 de enero
EL LEGADO CREATIVO DE CRISTO
Después de completarse el registro del ministerio de Cristo, parece que la enseñanza con parábolas desapareció de las Escrituras. ¿Qué pasó? Vemos que la mayor parte del resto del Nuevo Testamento se centra en Pablo. Él escribió catorce libros del Nuevo Testamento, y casi la mitad del relato de Lucas en Hechos gira casi exclusivamente alrededor de Pablo. Aunque él no usó historias de la manera en que lo hizo Jesús, Pablo usó numerosas metáforas, símiles y otros medios creativos (ver Rom. 7:1-6; 1 Cor. 3:10-15; 2 Cor. 5:1-10). Aunque Pablo no narra historias, sus presentaciones no son aburridas ni descoloridas. Existen diferencias de estilo entre los discursos públicos de Jesús y los de Pablo, pero ambos exhiben considerable creatividad expresiva.
Otros escritores del Nuevo Testamento se acercan algo más al uso de las parábolas de Cristo. Santiago, el hermano de Jesús, escribió: “Supongamos que en el lugar donde se reúnen entra un hombre con anillo de oro” (Sant. 2:2, NVI), y comienza una lección narrativa. Pero ni el hermano de Jesús ni ningún otro discípulo utilizaron tantas historias como Cristo. Sin embargo, los símiles y los símbolos están bien difundidos. “El rico pasará como la flor del campo” (Sant. 1:10, NVI). “Fíjense también en los barcos” (Sant. 3:4, NVI). La visión de Pedro (Hech. 10) toma una forma simbólica. Las narraciones simbólicas dan forma a porciones importantes del libro del Apocalipsis. “Cuando el dragón se vio arrojado a la tierra, persiguió a la mujer” (Apoc. 12:13, NVI).
Elige un par de los textos siguientes e identifica las metáforas que contienen. ¿Cuáles son los diversos mensajes presentados en estos pasajes? ¿Qué imágenes se usan para transmitirlos? Hech. 10:9-16; Sant. 3:3-12; Apoc. 12:7-17; 18:9-20; 19:11-16.
El principio es el mismo, no importa cómo se expresen; metáforas, símiles, parábolas, alegorías, y otros ejemplos de lenguaje creativo nos permite comunicarnos de una manera comprensible. Basados en las experiencias de los oyentes, Cristo y sus discípulos usaron comparaciones e ilustraciones para ayudarlos a entender la verdad. Cuando sea apropiado, tampoco nosotros debemos tener miedo de usarlas.

(867)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*