Sábado 5 de abril
LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Lucas 2:21-24; Éxodo 13:2, 12; Lucas 2:41-52; Mateo 17:24-27; Juan 8:1-11; Deuteronomio 22:23, 24.

PARA MEMORIZAR:
“Porque si creyeseis a Moisés, me creeríais a mí, porque de mí escribió él” (Juan 5:46).

MUCHOS CRISTIANOS SE CRIARON con la idea de una relación negativa de Jesús con la religión judía, un error lamentable que cultivó el antisemitismo en la historia. Jesús habló en contra de los abusos de la religión, es cierto, pero no en contra de la religión misma. Después de todo, él la fundó.
Los informes de los evangelios muestran que Jesús era un judío fiel, inmerso en la cultura judía desde su nacimiento hasta la última semana de su vida en carne humana.
Como todo judío leal del primer siglo, Jesús estuvo sujeto a la ley de Moisés.
Criado en un hogar con padres judíos leales, apreciaba su rica herencia terrenal basada en la Providencia divina. Él sabía que Dios había inspirado a Moisés a escribir esas leyes, a fin de crear una sociedad que reflejara su voluntad y sirviera como un faro para las naciones. Se adhirió fielmente a la Ley. Desde la circuncisión hasta su visita al Templo para las fiestas y su actitud acerca de los impuestos, Jesús permaneció fiel a un sistema que, con el tiempo, él cumpliría por medio de su muerte y de su ministerio en el cielo.

Esta semana consideraremos algunas otras leyes que Jesús guardó.

http://escuelasabatica.es/

(766)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*