Sábado 6 de julio
LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Hechos 1:4, 8, 14; Marcos 1:35; Lucas 5:16; Mateo 18:19, 20; 2 Corintios 10:3-5; Salmo 50:23.
PARA MEMORIZAR:
“Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?” (Mat. 7:11).

DIOS SE MUEVE CON PODER cuando su pueblo ora. Alfred Lord Tennyson estaba en lo cierto cuando dijo: “Más cosas se realizan con la oración de lo que este mundo sueña”. Los grandes reavivamientos descritos en todas las Escrituras estuvieron saturados de oración. El Antiguo Testamento registra la intercesión de los patriarcas y los profetas mientras procuraban lograr un reavivamiento. Moisés, David y Daniel suplicaron poder del Todopoderoso. El libro de los Hechos revela que los creyentes del Nuevo Testamento imploraron sobre sus rodillas el derramamiento del Espíritu Santo.
La vida de oración de Jesús revela una dependencia constante de su Padre celestial. Los evangelios nos dan vislumbres de la fuente de su poder espiritual. Sobre sus rodillas, solo con el Padre, el Salvador recibió su mayor fortaleza.
“Solo en respuesta a la oración debe esperarse un reavivamiento” (MS 1:141). En la lección de esta semana, exploraremos el lugar que tuvo la oración en algunos de los grandes reavivamientos de la Biblia.

(575)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*