Lección 2 | Sábado 7 de octubre 2017 | Justicia por la fe: no es una doctrina divisoria | Escuela Sabática Joven

“Pues la ley fue dada por medio de Moisés, mientras que la gracia y la verdad nos han llegado por medio de Jesucristo” (Juan 1:17).

SÁBADO 7 DE OCTUBRE
JUSTICIA POR LA FE: NO ES UNA DOCTRINA DIVISORIA
Introducción | Juan 1:17
La carta de Pablo a los romanos sigue la estructura general de un ensayo argumentativo, y al ser un profesor de inglés que corrige cientos de trabajos, reconozco una estrategia argumentativa particular que usa Pablo: muchas citas bíblicas como apoyo a sus planteamientos, para que los lectores sepan que las ideas son anteriores a él y parten de la tradición religiosa judía. Pablo se esfuerza en esta epístola; es relativamente larga y bastante complicada. Habla de lo mismo en vahos lugares. Me recuerda mucho a la carta de Martin Luther King Jr., Carta desde la cárcel de Birmingham. También es una carta argumentativa realmente larga, en la cual se esfuerza porque realmente quiere que sus lectores entiendan lo que quiere decir.
He sido adventista toda mi vida y, habiendo pasado ya la mediana edad, he encontrado a muchas personas a quienes les costaba entender el concepto de la justificación por la fe. He visto a miembros de Iglesia debatir acaloradamente sobre si creer en esto puede llevar a la idea de que pecar es Inevitable y, en consecuencia, aceptable. He visto a miembros de iglesia disgustarse tanto por esta doctrina que han dejado su iglesia para buscar a otros creyentes cuya interpretación de la Palabra de Dios sea más similar a la de ellos, particularmente sobre la justificación por la fe. También he asistido a una clase sobre historia de los adventistas del séptimo día, que mostró que este asunto ya estaba presente en 1888, en el Congreso de la Asociación General en Mineápolis, y causó una gran brecha entre los líderes de la iglesia. Satanás debe alegrarse mucho al saber que una doctrina tan hermosa y transformadora puede causar tanta disensión.
No creo que Pablo buscara generar un conflicto, sino todo lo contrario. Casi al final de su carta, escribe: “Los fuertes en la fe debemos apoyar a los débiles, en vez de hacer lo que nos agrada” (Romanos 15:1). Y sigue diciendo: “Acéptense mutuamente, así como Cristo los aceptó a ustedes para gloria de Dios” (versículo 7).
Al leer las lecciones de esta semana, mantén presente el consejo de Pablo. Soporta y acepta a los creyentes que comprenden, algo diferente de como tú lo entiendes. Creo que un aspecto de la fe es creer que Dios, en su misericordia, continúa trabajando con sus hijos, y que su Espíritu Santo siempre trabaja para guiarnos a una mayor luz espiritual. Si otros no creen igual que tú, ten la certeza de que el Espíritu de Dios todavía no ha terminado con ellos, ni contigo.
Renard Doneskey, Keene, Texas, EE. UU.

(106)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*