Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador [paraklētos], para que esté con vosotros para siempre” (Juan 14:16) Así, el Espíritu Santo es “uno que es llamado al lado de”. Él es enviado para que esté con nosotros para consolarnos y exhortarnos. “para” = “al lado” “klētos” = “uno que es llamado” Jesús llamó al Espíritu Santo “paraklētos” (Juan 14:26). Juan dijo: “paraklētos tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo” (1ª de Juan 2:1). Al igual que nosotros tenemos a Jesús como nuestro representante ante el Padre, el Espíritu Santo es el representante de Jesús ante nosotros. Antes de ascender al Cielo, Jesús declaró a sus discípulos: “No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros” (Juan 14:18). Esta “venida” no sería física, sino a través de un representante. Al igual que Jesús había sido su consejero, ayudador y consolador, el Espíritu Santo iba a ser de ahí en adelante nuestro Consejero, Ayudador y Consolador.

Lección 3 - Adultos - El Espiritu Santo - Escuela Sabática tercer trimestre 2014 Power Point

(1319)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*