PREVIEW Las tentaciones son parte de nuestra vida diaria, y al caminar en la ruta cristiana nos damos cuenta de que Satanás pone obstáculos en cada esquina. Vencer estos obstáculos puede ser difícil. Pero, no debemos temer, ya que el Señor está con nosotros siempre y nos ha dado su Palabra para ayudarnos a superar los engaños del enemigo. Jesús fue tentado, así que él entiende cómo es eso. Él venció las tentaciones y con su ayuda nosotros también podemos. Santiago 1:13 dice: “Que nadie, al ser tentado, diga: ‘Es Dios quien me tienta’. Porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni tampoco tienta él a nadie”. Cuando enfrentas una tentación, recuerda que Satanás es quien está tratando de arruinar tu vida. Sus pruebas solamente pueden lastimarnos o llevarnos a hacer algo malo. No caigas en su trampa; no le des la satisfacción de haberte atrapado. ¡ Levántate con la Palabra de Dios y permanece de pie frente al enemigo! Esconde la Palabra de Dios en tu corazón. “Por esto, despójense de toda inmundicia y de la maldad que tanto abunda, para que puedan recibir con humildad la palabra sembrada en ustedes, la cual tiene poder para salvarles la vida” (Sant. 1:21). ¡De pie, cristianos! SAÜADO 11 Octubre CSD Lección para jóvenes / 19

(389)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*