Jueves 16 de abril
LA TRANSFIGURACIÓN
Lee los informes de la transfiguración en los tres evangelios (Luc. 9:27-36; Mat. 17:1-9; Mar. 9:2-8). (Además, lee el informe de Pedro, y nota lo que él establece de su experiencia presencial: 2 Ped. 1:16-18.) ¿Qué información adicional da Lucas, y por qué es importante?
Lucas da un detalle que Mateo y Marcos no mencionan: Jesús subió al monte para orar, y tomó consigo a Pedro, Juan y Santiago. Jesús se concentró en Jerusalén, y previó el sendero de sufrimiento que le esperaba. Jesús quería estar seguro de que hacía lo que Dios quería que hiciese. En esos momentos, la oración era la única manera de encontrar certeza y seguridad. El proceso de orar derramó gloria divina sobre Jesús: “La apariencia de su rostro se hizo otra, y su vestido blanco y resplandeciente” (Luc. 9:29).
El Jesús transfigurado conversaba con Moisés y Elías acerca de “su partida, que iba Jesús a cumplir en Jerusalén” (vers. 31). La palabra partida puede entenderse como: su venidera muerte en Jerusalén (aunque la palabra utilizada, éxodos, no se usa a menudo para la muerte); pero, “partida” también puede ser el gran “éxodo” que Jesús estaba por realizar, el éxodo redentor que traería liberación del pecado.
La conversación de los tres concluyó con una voz de aprobación del Cielo: “Este es mi Hijo amado; a él oíd” (vers. 35). La transfiguración ungió a Jesús con gloria, afirmó su calidad de Hijo y anunció que la redención le costaría la vida. De allí, la orden celestial a los discípulos: Oídlo a él. Sin obediencia y lealtad exclusiva a él, no hay discipulado.
Elena de White dice que Moisés y Elías, “escogidos antes que cualquier ángel que rodease el Trono, habían venido para conversar con Jesús acerca de las escenas de sus sufrimientos, y para consolarlo con la seguridad de la simpatía del Cielo. La esperanza del mundo, la salvación de todo ser humano, fue el tema de su entrevista” (DTG 391). Así, Jesús, que había consolado a tantos otros, encontró consuelo para sí mismo. ¿Qué nos dice esto acerca de cómo aún los más fuertes entre nosotros, nuestros dirigentes, maestros y conductores, pueden a veces necesitar ánimo y ayuda de otros? ¿A quién conoces que ahora mismo podría necesitar consuelo y ánimo?
http://escuelasabatica.es/

(651)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*