primariosCuando el anciano Sr. Gómez se enfermó y tuvo que pasar mucho tiempo en el hospital, Betty y Julio decidieron ayudar a la Sra. Gómez. Sin decir una palabra, le cortaron el pasto y limpiaron el patio … y no quisieron aceptar dinero.
Mientras comían las masitas que la Sra. Gómez les dio, Julio anunció: -Usted siempre nos hace sentir que somos de la familia, Sra. Gómez. Y los integrantes de una familia se preocupan unos por otros. Nosotros nos encargaremos de cuidar su jardín durante todo el verano, y no queremos ningún pago por ello.
Los chicos abrazaron a su vecina anciana y juntaron sus cosas. Todo el camino de regreso a casa sentían como si estuvieran caminando en el aire. Y ése debe haber sido exactamente el sentimiento que tuvo Abram el día que conoció a Melquisedec.

DESCARGA PDF DE LA LECCIÓN

(831)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*