Viernes 19 de julio
PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: “ ‘¡A la ley y al testimonio! si no hablaren conforme a esta palabra, son aquellos para quienes no ha amanecido’ (Isa. 8:20, VM). Al pueblo de Dios se le indica que busque en las Sagradas Escrituras su salvaguardia contra las influencias de los falsos maestros. […] Satanás emplea cuantos medios puede para impedir que los hombres conozcan la Biblia, cuyo claro lenguaje revela sus engaños. En ocasión de cada avivamiento de la obra de Dios, el príncipe del mal actúa con mayor energía; en la actualidad, está haciendo esfuerzos desesperados preparándose para la lucha final contra Cristo y sus discípulos. El último gran engaño se desplegará pronto ante nosotros. El Anticristo va a efectuar, ante nuestra vista, obras maravillosas. El contrahacimiento se asemejará tanto a la realidad que será imposible distinguirlo sin el auxilio de las Santas Escrituras. Ellas son las que deben atestiguar a favor o en contra de toda declaración, de todo milagro.
“Se hará oposición y se ridiculizará a los que traten de obedecer todos los mandamientos de Dios. […] Para poder soportar la prueba que les espera, deben comprender la voluntad de Dios tal cual está revelada en su Palabra, pues no pueden honrarlo sino en la medida del conocimiento que tengan de su carácter, gobierno y propósitos divinos, y en la medida en que obren conforme a las luces que les hayan sido concedidas. Solo los que hayan fortalecido su espíritu con las verdades de la Biblia podrán resistir en el último gran conflicto” (CS 651).

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:
1. Lee con cuidado las citas transcritas más arriba. ¿Qué lugar le dan ellas a la Palabra de Dios, especialmente en el contexto de los últimos días y los engaños finales? Medita en las implicaciones de esta línea: “El contrahacimiento se asemejará tanto a la realidad que será imposible distinguirlo sin el auxilio de las Santas Escrituras”. ¿Qué nos dice esto acerca de cuán cuidadosos debemos ser al juzgar la verdad basados solo en la experiencia personal o en lo que sentimos?
2. Durante la semana leímos Santiago 1:22, donde se nos dice que seamos “hacedores de la palabra”. ¿Qué significa eso, y por qué es esencial para nosotros, si hemos de tener algún tipo de reavivamiento espiritual verdadero en nuestras vidas? ¿Por qué leer de la fe, hablar de ella y de sus enseñanzas, es mucho más fácil que vivirla? Piensa durante la semana: ¿en qué medida soy “hacedor de la palabra”?

(529)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*