juveniles“Al entrar Simeón en el Templo, vio a una familia que presentaba
su primogénito al sacerdote. Su aspecto indicaba pobreza; pero
dentello Simeón comprendió las advertencias del Espíritu, y tuvo la profunda
impresión de que el niño presentado al Señor era la Consolación
de Israel, aquel a quien tanto había deseado ver” (El Deseado de
todas las gentes, p. 37).

DESCARGAR PDF DE LA LECCIÓN

(666)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*