“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16) “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16) El amor es el atributo por excelencia del carácter de Dios. Él no solo ama, sino que ES amor (1ª de Juan 4:8). El amor que Dios tiene por cada ser humano que ha creado, le llevó a la acción de darse a sí mismo –en la persona de su Hijo– para salvar al mundo. ¿Cómo podemos conseguir esta salvación ofrecida por Dios? Solamente necesitamos imitar el ejemplo del publicano: “Dios, sé propicio a mí, pecador” (Lucas 18:13). Nadie merece la salvación. No podemos comprarla, solo recibirla. Es por gracia. Gracias Padre por tu amor y por darnos el don de tu Hijo.

(1133)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*