Lección 4 | Lunes 23 de enero 2017 | Aspectos personales del Espíritu Santo – I | Escuela Sabática


Lunes 23 de enero
ASPECTOS PERSONALES DEL ESPÍRITU SANTO – I
Al leer los siguientes textos, pregúntate si da la impresión de que están hablando de una fuerza impersonal o de una Persona divina. Rom. 8:14-16, 27; 15:30; 1 Cor. 2:10; Hech. 8:29; 10:19, 20; 28:25.
¿Puede una fuerza impersonal interceder en nuestro favor? Un poder o un espíritu impersonal ¿tiene la habilidad de revelarnos cosas acerca de Dios? La habilidad de hablar ¿tiene una influencia espiritual? Que el Espíritu Santo sea un ser personal, en contraposición con alguna fuerza impersonal, es lo que hace que todas esas declaraciones bíblicas tengan mucho más sentido.
Lee los siguientes textos. ¿Qué características se atribuyen al Espíritu Santo en estos pasajes? Efe. 4:30; Hech. 5:3, 9; 1 Cor. 12:11; Rom. 15:30.
Las características distintivas de una persona son: conocimiento (o entendi¬miento), sentimiento y voluntad. Solamente un ser personal puede ser contristado. Solo se puede mentir o engañar a un ser personal. Únicamente un ser personal tiene la habilidad de elegir como le plazca y tiene su propia voluntad. La voluntad es quizás uno de los elementos más distintivos y característicos en cualquier personalidad. Y solamente un ser personal tiene la capacidad para amar. El amor verdadero es inconcebible de una manera abstracta e impersonal. El amor con¬lleva un toque muy personal. Estos enunciados de la personalidad indican que el Espíritu Santo es un ser con conciencia propia, conocimiento propio, voluntad propia y determinación propia; capaz de amar. No es una influencia imprecisa o una esencia impersonal. El Espíritu Santo es presentado en estos términos perso¬nales porque Dios mismo es un Dios personal.
“El Espíritu Santo tiene una personalidad; de lo contrario no podría dar testimonio a nuestros espíritus y con nuestros espíritus de que somos hijos de Dios. Debe ser una persona divina, además, porque en caso contrario no podría escudriñar los secretos que están ocultos en la mente de Dios” (Ev 447).
¿De qué manera la perspectiva bíblica de que el Espíritu Santo tiene características de persona impacta en nuestra relación con él? ¿Qué cambiaría si el Espíritu Santo solamente fuera un poder impersonal, en vez de Dios mismo?
Escuela Sabática | Lección 4 | Para el 28 de enero 2017 | La Personalidad del Espíritu Santo | El Espíritu Santo y la Espiritualidad | Primer trimestre 2017 | Guía de Estudio de la Biblia – Maestros – Alumnos | Iglesia Adventista del Séptimo Día

(707)

Comments

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*