Lección 4 | Sábado 15 de octubre 2016 | Para memorizar | Escuela Sabática


Sábado 15 de octubre
LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Romanos 1:18-20; Job 12:7-10; Apocalipsis 4:11; Colosenses 1:16, 17; Mateo 6:34; Job 10:8-12; Romanos 3:1-4.
PARA MEMORIZAR:
“Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal” (Mat. 6:34).
A DIFERENCIA DE TODO OTRO LIBRO DE LA BIBLIA, el de Job está separado del contexto de la tierra de Israel y de su pueblo. Directa o indirectamente, desde el Génesis, con la promesa a Abram de que “haré de ti una nación grande” (Gén. 12:2), hasta el Apocalipsis, que describe la “santa ciudad”, Jerusalén (Apoc. 22:19), el pueblo de Israel y su relación de pacto con Dios dan forma a cada libro.
En Job no hay nada de eso. Ni siquiera se hace alusión al Éxodo, evento básico de la antigua historia israelita. La razón más inmediata es que Moisés escribió Job en Madián, junto con el Génesis (ver el Comentario bíblico adventista, t. 3, p. 1.158); el Éxodo no había ocurrido todavía, lo que explica por qué no se lo menciona.
Pero, tal vez haya otra razón, aún más importante. Uno de los temas clave de Job, el sufrimiento humano, es universal. No se limita a ningún pueblo o tiempo. Israelitas o paganos, judíos o gentiles, todos sabemos algo de los males de Job, del dolor de la existencia en un mundo caído. Más allá de cuán fuerte haya sido su dolor, Job nos representa a todos en nuestros sufrimientos.
Escuela Sabática | Lección 4 | Para el 22 de octubre de 2016 | Dios y el sufrimiento humano | El libro de Job | Cuarto trimestre 2016 | Guía de Estudio de la Biblia – Maestros – Alumnos | Iglesia Adventista del Séptimo Día

(498)

Comments

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*