Sábado 18 de enero
LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Salmo 127:3-5; Deuteronomio 6:6, 7; Lucas 2:40-52; Mateo 18:1-6, 10-14; Marcos 10:13-16.
PARA MEMORIZAR:
“Y le dijeron: ¿Oyes lo que éstos dicen? Y Jesús les dijo: Sí; ¿nunca leísteis: De la boca de los niños y de los que maman perfeccionaste la alabanza?” (Mat. 21:16).
EN NUESTRO DESEO DE PREDICAR al mundo y hacer discípulos de cada nación, no debemos olvidar a todo un grupo de personas: los niños.
Los estudios cristianos con respecto a los niños y a los jóvenes difieren en muchas cosas. No obstante, a través de las distintas confesiones religiosas, una cosa parece consistente: la mayoría de los creyentes entregaron su vida a Cristo a una edad relativamente temprana. Pocos conversos provienen de grupos de mayor edad. Aparentemente, muchas iglesias no ven en su planificación evangelizadora este hecho importante, y dirigen la mayor proporción de sus recursos hacia la población adulta. Los primeros discípulos de Cristo también parecen haber subestimado el valor del ministerio de los niños. Jesús rechazó esta actitud y dio lugar a los niños; incluso les dio prioridad.
Por ello, debemos hacer lo mismo.

(1820)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*