Viernes 24 de enero
PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: Lee “Dejad a los niños venir a mí”, El Deseado de todas las gentes, pp. 472-475; y El Deseado de todas las gentes, p. 543. Lee también “El bautismo”, Joyas de los testimonios, t. 2, pp. 391, 392; y “La enseñanza y el estudio de la Biblia”, La educación, pp. 185, 186.
“Es todavía verdad que los niños son más susceptibles a las enseñanzas del evangelio; sus corazones están abiertos a las influencias divinas y son fuertes para retener las lecciones recibidas. Los niñitos pueden ser cristianos y tener una experiencia de acuerdo con sus años. Necesitan ser educados en las cosas espirituales, y los padres deben darles todas las ventajas a fin de que adquieran un carácter semejante al de Cristo.
“Los padres y las madres deben considerar a sus hijos como miembros más jóvenes de la familia del Señor, a ellos confiados con el fin de que los eduquen para el cielo. Las lecciones que nosotros mismos aprendemos de Cristo debemos darlas a nuestros hijos a medida que sus mentes jóvenes puedan recibirlas, revelándoles poco a poco la belleza de los principios del cielo” (DTG 474).
PREGUNTAS PARA DIALOGAR:
1. ¿Por qué crees que muchos que aceptan a Cristo lo hacen cuando son jóvenes, en vez de hacerlo cuando son mayores? Los escépticos pueden alegar que es porque son demasiado crédulos e ignorantes para darse cuenta de la “tontera” de lo que hacen. Por otro lado, ¿podría ser porque todavía no se han endurecido ni manchado con el cinismo y el escepticismo de muchos adultos? Es decir, su inocencia y su disposición los hacen más susceptibles para aceptar los impulsos del Espíritu Santo. Analiza esto.
2. ¿Cómo puede la iglesia actual llegar a ser más semejante a Cristo en su apelación a los niños? ¿Qué puede hacer cada feligrés para ser más amable hacia los jóvenes que quizás estén experimentando con modas extravagantes, gustos musicales inusitados, o con conductas extremas? ¿Cómo puede la iglesia llegar a ser más vigorosa y atraer así a los jóvenes activos?
3. ¿Qué pasos pueden dar los miembros al prepararse para responder a los jóvenes interesados que desean el bautismo y un compromiso transformador con Cristo?
4. Medita en los atributos de la niñez que hicieron que Jesús dijera: “A menos que ustedes cambien y se vuelvan como niños, no entrarán en el reino de los cielos” (Mat. 18:3, NVI). ¿Qué significa este texto? Al mismo tiempo, ¿qué no significa?

(1565)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*