Domingo 28 de julio
LA VIDA TRANSFORMADA
El reavivamiento no resulta en sencillamente algún sentimiento cálido y difuso de supuesta cercanía a Jesús. Resulta en una vida transformada. Hubo tiempos cuando los escritores bíblicos se sintieron muy próximos a Jesús, y en otros momentos se sintieron distantes. Hubo momentos cuando sus espíritus se elevaron en éxtasis, y se deleitaron en el gozo de su presencia. En otros momentos, no sintieron la cercanía de su presencia de ninguna manera.
Los resultados del reavivamiento no son necesariamente sentimientos positivos. Son una vida transformada. Nuestros sentimientos no son el fruto del reavivamiento, pero la obediencia sí lo es. Esto es evidente en las vidas de los discípulos después de Pentecostés.
Analiza las reacciones de Pedro antes de la cruz, después de la resurrección y después de Pentecostés. ¿Qué notas? ¿Qué diferencia produje- ron la cruz, la Resurrección y Pentecostés en las actitudes de Pedro?
Mat. 26:69-74: La reacción de Pedro antes de la cruz
___________________________________
___________________________________
___________________________________

Juan 21:15-19: Después de la resurrección
___________________________________
___________________________________
___________________________________
Hech. 5:28-32: Después de Pentecostés
___________________________________
___________________________________
___________________________________
El derramamiento del Espíritu Santo en Pentecostés marcó una diferencia dramática en la vida de Pedro. Lo transformó, de un creyente débil y vacilante, en un discípulo lleno de fe y obediente. Antes, estaba lleno de palabras temerarias y promesas vacías, pero Pedro ahora estaba lleno de fe, valor y celo por testificar. Es un ejemplo poderoso de lo que el Espíritu Santo puede hacer por cualquiera que se entrega con fe y obediencia a nuestro Señor.

(573)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*