Lección 5 | Jueves 2 de noviembre 2017 | ¡La fe requiere acción! | Escuela Sabática Joven

JUEVES 2 NOVIEMBRE
¡LA FE REQUIERE ACCIÓN!
Opinión | Rom. 4:19
¿Qué es la fe? ¿Qué tipo de accionar requiere? ¿Qué tipo de acción realizó Abraham para demostrar su fe en Dios y reclamar lo que se le había prometido? La Biblia define la fe como “la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve” (Heb. 11:1). En otras palabras, la fe en Dios es saber que Dios tiene el poder para hacer lo que dice que hará, y que lo hará en el tiempo y con la precisión de sus palabras. Abraham sabía esto, y como resultado obedeció la voz de Dios, dejando su país, sus amigos y su familia, a los 75 años, para habitar en una tierra extraña (Gén. 12:1-4). Muchos querrían hacer las preguntas que Abraham no hizo. ¿Por qué? ¿Por qué Abraham tuvo que irse? ¿Por qué Dios esperó hasta que Abraham fuera mayor para pedirle que se mudara? Notemos que Dios no necesita nuestra ayuda para bendecirnos, salvarnos o santificarnos; solo necesita que confiemos en él.
Cuando nuestra realidad parece completamente desprovista de esperanza, allí nuestro Dios trabaja mejor. Su fuerza se perfecciona en nuestra debilidad. Abraham y Sara estaban enfrentando una situación lúgubre, como nos sucede a muchos hoy. A sus 75 años, Abraham recibió la promesa de un hijo (Gén. 12:2-4), pero esta promesa no se cumplió hasta 25 años después (Rom. 4:19). Aveces, lo mejor que podemos hacer es esperar. Dios nunca llega tarde; él hace las cosas en sus tiempos ¡y siempre llega a tiempo! Mientras esperas, puedes O-R-A-R: O – Organízate y prepárate para aceptar la bendición de Dios. Si Dios dice que hará algo, realmente lo hará.
R – Repítete las promesas de Dios tan a menudo como te sea posible. Esperar no es tan sencillo como podría parecer, y el desánimo siempre está cerca, buscando causar que un alma se dé por vencida de lo que Dios ha prometido en su Palabra. Por tanto, es una buena ¡dea animarse a uno mismo escribiendo las promesas de Dios y repitiéndolas cada día.
A – Admite la grandiosidad del poder de Dios, que no hay nada demasiado difícil para él. Recuerda, él es el Creador.de toda la tierra, él nos hizo. No hay problema tan difícil que él no pueda resolver, no hay enfermedad tan avanzada que él no pueda sanar, no hay hábito tan malo que él no pueda romper, y nadie está tan lejos que Dios no pueda alcanzarlo.
R-Ríndete. Cuando reconocemos cuán desesperanzada es nuestra realidad sin Dios, nuestra fe nos llevará a rendirnos y entregarnos a la voluntad de Dios, y solo entonces su voluntad puede ser perfeccionada en nosotros. Abraham demostró que la fe en Dios requiere acción para poder reclamar lo que Dios ha prometido. ¿Qué acción emprenderás hoy?

(69)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*