Sábado 27 de julio
LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Mateo 26:69-74; Hechos 5:28-32; 6:3-10; 9:1-9; Filipenses 2:5-8.
PARA MEMORIZAR:
“Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando todo pensamiento a la obediencia a Cristo” (2 Cor. 10:4, 5).
UNA ILUSTRACIÓN DEL IMPACTO del reavivamiento en la vida diaria se puede ver en el Reavivamiento Galés de 1904. Evan Roberts y algunos de sus amigos comenzaron a orar fervientemente por el derramamiento del Espíritu Santo. Intercedieron, estudiaron las Escrituras y compartieron su fe.
Como respuesta, el Espíritu fue derramado. Vidas cambiaron. En seis meses, hubo cien mil conversiones en la pequeña región de Gales. Los resultados de este reavivamiento se vieron por todo el país. Durante el día, la gente concurría de a miles a las iglesias para orar. Los groseros mineros que maldecían se transformaron en caballeros bondadosos y corteses. Aun los caballitos que trabajaban en las minas de carbón tuvieron que aprender nuevas órdenes, ¡porque los mineros ya no los maldecían más! Vidas transformadas y obedientes brotaron de los corazones convertidos. Esta es una evidencia irrefutable de un verdadero reavivamiento.

(556)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*