Domingo 4 de agosto
EL ARREPENTIMIENTO: UN DON DE DIOS
Durante las semanas anteriores a Pentecostés, los discípulos buscaron fervientemente a Dios en oración. Hechos 1:14 dice que estaban “unánimes en oración y ruego”. Esta experiencia de estar “unánimes” revela una sólida unidad y armonía entre los seguidores de Cristo, que no habría sido posible sin arrepentimiento y confesión. La oración y la confesión los prepararon para lo que siguió.
Lee Hechos 5:30 al 32. ¿Qué puntos importantes podemos obtener de lo que Pedro dijo aquí?
_______________________________
_______________________________
_______________________________
Pedro presenta dos puntos críticos. Primero, el arrepentimiento es un don. Al abrir nuestros corazones a los impulsos del Espíritu Santo, Jesús nos da el don del arrepentimiento. Segundo, los discípulos mismos eran testigos en sus propias vidas de la realidad del arrepentimiento. No solo predicaban el arrepentimiento, sino también lo experimentaban.
“Mientras los discípulos esperaban el cumplimiento de la promesa, humillaron sus corazones con verdadero arrepentimiento y confesaron su incredulidad. Al recordar las palabras que Cristo les había hablado antes de su muerte, entendieron más plenamente su significado. […] Cuando meditaban en su vida pura y santa, sentían que no habría trabajo demasiado duro, ni sacrificio demasiado grande, con tal de que pudiesen atestiguar con su vida la belleza del carácter de Cristo” (HAp 29, 30).
El arrepentimiento y la confesión son temas comunes en todo el libro de Hechos (Hech. 17:30, 31; 26:19, 20). La “bondad de Dios” es la que nos guía al arrepentimiento; el poder convincente del Espíritu Santo nos lleva a darnos cuenta de nuestra necesidad de un Salvador que perdona el pecado. Al mismo tiempo, debemos recordar que el Espíritu Santo no llena los corazones no arrepentidos (Rom. 2:8: Hech. 2:38, 39; 3:19). El Espíritu Santo llena los corazones vaciados de ambiciones egoístas, del deseo de reconocimiento personal y del impulso de gloria personal.
¿Por qué es tan difícil reconocer nuestros pecados y arrepentirnos de ellos? ¿Por qué es tan fácil permitir que el yo estorbe el verdadero arrepentimiento?

(760)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*