Lección 6 | Miércoles 8 de noviembre 2017 | Desde Adán hasta Moisés | Escuela Sabática

Miércoles 8 de noviembre

DESDE ADÁN HASTA MOISÉS

Lee Romanos 5:13 y 14. ¿Qué nos quiere enseñar Pablo sobre la Ley?

La frase “antes de la ley” es paralela a la declaración “desde Adán hasta Moisés”. Él está hablando del tiempo en el mundo desde la Creación hasta el Sinaí, antes de la introducción formal de las reglas y las leyes del sistema israelita que, por supuesto, incluían los Diez Mandamientos.

“Antes de la ley” significa antes de que Dios detallara sus requerimientos en las distintas leyes dadas a Israel en el Sinaí. El pecado existía antes del Sinaí. ¿Cómo no? La mentira, el asesinato, el adulterio y la idolatría ¿no eran actos pecaminosos hasta entonces? Por supuesto que sí.

Es verdad que, antes del Sinaí, la raza humana tenía, en general, solo una revelación limitada de Dios, pero obviamente sabía lo suficiente como para rendir cuentas. Dios es justo, y no va a castigar a nadie injustamente. La gente en el mundo anterior al Sinaí moría, como señala Pablo aquí. La muerte pasó a todos. Aunque no habían pecado contra un mandamiento expresamente revelado, de todos modos habían pecado. Tenían las revelaciones de Dios en la naturaleza, a las que no habían respondido, y por lo tanto se los consideró culpables. “Las cosas invisibles de él […] se hacen claramente visibles desde la creación del mundo […] de modo que no tienen excusa” (Rom. 1:20).

¿Con qué propósito se reveló Dios más plenamente en la “ley”? Rom. 5:20, 21.

La instrucción dada en el Sinaí incluía la Ley Moral, aunque ya existía desde antes. Sin embargo, esta fue la primera vez, según la Biblia, que se escribió esta ley y se proclamó ampliamente.

Cuando los israelitas comenzaron a compararse con las exigencias divinas, descubrieron que no cumplían con las expectativas. En otras palabras, “el pecado” abundaba. De repente, se dieron cuenta de la magnitud de sus transgresiones. El propósito de esa revelación era ayudarlos a ver su necesidad de un Salvador y llevarlos a aceptar la gracia que Dios ofrecía tan libremente. Como se destacó con anterioridad, la verdadera versión de la fe veterotestamentaria no era legalista.

¿En qué medida las leyes de tu país te muestran una concepción humana del bien y del mal? Si las leyes humanas pueden hacer eso, ¿qué puedes decir de la eterna Ley de Dios?

(438)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*