En su dormitorio, el rey Ezequías daba vueltas en la cama y se revolcaba febrilmente. Le dolía la cabeza y sus llagas le producían punzadas; su cuerpo parecía ser una gran llaga. Pensó acerca de su vida: había sido un buen rey, obediente a Dios y fiel; había hecho lo que los profetas le habían dicho que hiciera. ¿Qué podía estar sucediéndole ahora? Dios sabía que el Rey era un buen hombre y que tenía algunas preguntas que lo inquietaban. Así que, le envió a Isaías con un mensaje difícil de escuchar; el profeta le dijo al Rey, lo más amablemente que pudo: “Jehová dice así: Ordena tu casa, porque morirás, y no vivirás’7 (Isa. 38:1). Y entonces, Isaías se retiró. Ser mensajero de Dios no siempre era placentero. El rey Ezequías dio vuelta su cara hacia la pared, para que sus siervos no lo vieran, y comenzó a llorar con fuertes sollozos; todos los que estaban cerca podían escucharlo. Claramente, su corazón estaba quebrantado y tenía miedo; los siervos también estaban asustados. Querían ayudar, pero no podían; todos se sentían inútiles. Pero, en el momento de mayor desesperación, el Rey se volvió a Dios y le consagró nuevamente su vida. -Recuerda cómo te he seguido fielmente y con todo el corazón -dijo Ezequías-. Yo he hecho el bien delante de tus ojos -y volvió a llorar. Dios tuvo misericordia de Ezequías, y volvió a enviar a su profeta con un nuevo mensaje. JIJKaría Emilia estaba enferma, tan enferma, que ira pensaba que nunca se iba a sanar. Día tras día se sentía horrible, y día tras día oraba para que Dios la sanara. Dios escuchó sus oraciones, y se mejoró. Aprendió que Dios contesta las oraciones; el rey Ezequías también lo aprendió. El rey Ezequías estaba desanimado: no le gustaba nada cómo se sentía; estaba acostumbrado a disponer de su vida, pero ahora estaba muy enfermo. Nuestro mundo tiene algunas reglas para las enfermedades, ¿no es cierto? Una regla es que algunas personas mueren a causa de ciertas enfermedades; y solo Dios puede cambiar esa regla. Cuando lo hace, se dice que se produjo un milagro.

(634)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*