Viernes 9 de agosto
PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: “Dios no acepta la confesión sin sincero arrepentimiento y reforma. Debe haber un cambio decidido en la vida; toda cosa que sea ofensiva a Dios debe dejarse. Esto será el resultado de una verdadera tristeza por el pecado. Se nos presenta claramente la obra que tenemos que hacer de nuestra parte: ‘¡Lavaos, limpiaos; apartad la maldad de vuestras obras de delante de mis ojos, cesad de hacer lo malo; aprended a hacer lo bueno; buscad lo justo; socorred al oprimido; mantened el derecho del huérfano, defended la causa de la viuda’ (Isa. 1:16, 17). ‘Si el inicuo devolviere la prenda, restituyere lo robado, y anduviere en los estatutos de la vida, sin cometer iniquidad, ciertamente vivirá; no morirá’ (Eze. 33:15)” (CC 38, 39).

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:
1. ¿Qué lección vital acerca del perdón podemos aprender de la disposición de Jesús a perdonar a los que lo clavaron en la cruz? Si él estuvo dispuesto a hacer eso, ¿cuánto más deberíamos estar dispuestos a perdonar a los que nos han dañado?
2. En tu propia experiencia, ¿de qué modo la conversión del pecado fue una bendición para ti? ¿De qué maneras te ayudó en tu relación, no solo con el Señor sino también con otros?
3. Aunque leímos esta semana acerca de la necesidad, a veces, de confesar nuestras faltas a otras personas a quienes hemos dañado, ¿por qué siempre debemos ser muy cuidadosos en lo que decimos a otros?
4. El verdadero arrepentimiento, hemos leído, incluye el poner a un lado el pecado. Sin embargo, ¿qué sucede si nosotros –luchando con ese pecado– caemos otra vez en él? ¿Significa eso que nuestro arrepentimiento no fue sincero?
¿Significa que no podemos ser perdonados por eso otra vez? Si esto fuera cierto, ¿qué esperanza tendría cualquiera de nosotros? ¿Cómo hemos de entender la naturaleza del arrepentimiento bíblico, mientras recordamos siempre la realidad de nuestras naturalezas pecaminosas?
5. Por lo que vimos esta semana, ¿por qué el arrepentimiento es un componente vital de todo el tema del reavivamiento y la reforma? ¿De qué modo los términos reavivamiento y reforma contienen, en sí mismos, la idea de que necesitamos arrepentirnos?

(967)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*